Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último reto del hombre que llevó de la penuria a la gloria al Barça femenino

Xavi Llorens busca su quinta Liga y su cuarta Copa antes de abandonar los banquillos

Llorens, durante el duelo PSG-Barça. Ampliar foto
Llorens, durante el duelo PSG-Barça. Getty Images

En 2006, el fútbol femenino del Barcelona andaba a la deriva. A los malos resultados deportivos se le sumaron los problemas de disciplina de algunas jugadoras y el Barça decidió prescindir de cuatro de sus ocho equipos. La sección, ajena a un proyecto, parecía estar condenada al fracaso. Ocurrió, entonces, que en el camino de las chicas azulgrana se cruzó Xavi Llorens (Barcelona, 58 años). Tras 17 años en la Masia, el club le dio la llave del femenino al técnico, que por su instinto pedagógico ya habían pasado jugadores como Messi (fue su primer entrenador), Iniesta, Fàbregas y Piqué, entre otros. Hoy, 11 años después, Llorens es el hombre revolucionó el fútbol femenino azulgrana: primero lo hizo ganar títulos, para luego hacerlo olvidar del amateurismo. Conquistó cuatro ligas, tres Copas de la Reina y lo nunca visto en España: bajo su mandato el Barça fue el primer equipo en alcanzar las semifinales de la Champions. Pero Llorens ha dicho basta. A final de temporada dejará de ser el entrenador del Barcelona.

“Estoy un poco cansado”, se arrancó Llorens. Tras superar al Rosengard en los cuartos de final de la Champions, el técnico se presentó en la sala de prensa del Mini con rostro inexpresivo. “No lo demuestro, pero estoy muy contento. Lo que pasa es que ahora estoy pensando más en las cosas que no me gustaron del partido”, expresó después de colar al Barça en las semifinales. Ayer, más reflexivo, pero también emocionado, amplió: “Estar en un equipo como el nuestro es complicado. Nunca tengo tiempo para estar contento siempre pienso en lo que viene. Soy muy exigente conmigo mismo”.

Han sido once temporadas intensas para el entrenador. Cuando Llorens se hizo cargo del femenino, primero tuvo que aprender a sufrir, un descenso y entrenamientos en un campo municipal de L’Hospitalet Nord. “Eso era un campo de patatas, ibas corriendo con el balón y a tu lado pasaba uno corriendo con una jabalina”, recordaba la capitana Marta Unzué. “Y alguna se llevaba un pelotazo”, sumaba Llorens. Poco a poco, las chicas fueron regateando el desdén. Pasaron a entrenar en la Ciudad Deportiva, aumentaron su presupuesto temporada tras temporada, hasta que el año pasado se convirtieron en profesionales. Aunque todavía muy lejos de las ricas de Europa, como el PSG o el Lyon, que tienen presupuestos de seis millones de euros, Llorens cuenta con 1,2 millones para todos los gastos de su equipo, incluidas las fichas de sus jugadoras.

La liberación

Las chicas se presentan en la Ciudad Deportiva a las 8.30 de la mañana, desayunan en el club y entre los entrenamientos y los cursos de coaching y trabajo en equipo, no dejan la Joan Gamper hasta antes de las seis de la tarde. “Sin resultados no hubiese sido posible el crecimiento. Puede parecer una gran injusticia pero es así; puedes trabajar mejor o peor, pero si no ganas nadie es consciente de lo que estás haciendo”, explicaba Llorens. Ahora, tiene un último desafío: quiere abrir por última vez las vitrinas. El sábado el Barça se enfrenta al Atlético en el Mini y en juego está la Liga Iberdrola. “Me he quitado un peso importante de encima. Estoy liberado y feliz. Ahora más que nunca quiero ganar la Liga y la Copa de la Reina”, sostuvo el técnico.

Pero el hombre que cambió el fútbol femenino del Barça no dejará el club. Seguirá en el Barça como el máximo responsable del fútbol femenino en el Proyecto Masia 360. “Tengo posibilidad de hacer otras cosas para este club, de sumar, y creo que es el momento para hacerlo. Es el momento idóneo para dejar paso a gente joven y con ilusión. El futuro es esperanzador y va por buen camino. El club hará las cosas bien para ganar una Champions”, concluyó Llorens.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información