Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Machís castiga el planteamiento del Granada

Respiro del Leganés ante un conjunto andaluz ultradefensivo, cazado al contragolpe en el tramo final

Leganes - Granada
Siovas le aprieta a Pereira. EFE
LaLiga Santander Jornada 26

FINALIZADO

Triunfo de oro del Leganés, que siempre quiso más que un ultradefensivo Granada, perdido tras un error garrafal en el tramo final del encuentro. Los de Lucas Alcaraz cavaron su tumba al perder un balón y ser cazados al contragolpe en el minuto 83. Una paradoja inadmisible en su exagerada apuesta defensiva. Suele ocurrir. Cuando un equipo busca de forma desesperada el cero a cero acaba perdiendo. La victoria da una enorme tranquilidad al Leganés, que liquida a un rival directo y se aleja del descenso. Arriesgó mucho más el conjunto madrileño, que buscó el gol, en especial en la segunda mitad, donde gozó de numerosas ocasiones. El Granada jamás intentó buscar el área rival y reaccionó demasiado tarde. Al abrigo de su gente, los andaluces son competitivos. Fuera, son un drama. No conocen el triunfo y han encajado en todos los partidos que han disputado. Ante un contrincante directo, dio la sensación de que el Granada dejó pasar una gran oportunidad.

Leganés

4-2-3-1

Asier Garitano

13

Herrerín

3

Bustinza

5

Mantovani

22

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Siovas

15

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Diego Rico

21

Rubén Pérez

25

El Zhar

8

Gabriel Pires

12

Cambio Sale Insúa Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Morán

11

Cambio Sale Machís

Szymanowski

9

Cambio Sale Luciano

Guerrero

13

Ochoa

19

Isaac Cuenca

17

Vezo

25

Sverrir Ingi Ingason

23

Héctor

4

Sergi Samper

8

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Wakaso

7

Adrián Ramos

6

Cambio Sale Ezequiel Ponce

Lombán

16

Cambio Sale Panagiotis Kone Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Carcela-González

18

Cambio Sale J. Boga

Andreas Pereira

Granada

5-4-1

Lucas Alcaraz

La Liga no garantiza solo emociones por arriba. El torneo ofrece duelos con sabor a final en la pelea por el descenso. Partidos de enorme tensión, quizás faltos de calidad, pero llenos de emoción. Partidos donde el Leganés peleó con sus argumentos ante un Granada algo revitalizado por Alcaraz, el eterno apagafuegos de los andaluces. El conjunto madrileño afrontó su tercer duelo decisivo en Butarque después de los del Sporting y el Deportivo con decisión, pero con menos acierto que ante los gallegos. El Granada, caótico fuera de casa, ha encontrado cierta fortaleza en la aportación de Wakaso, un futbolista poderoso, con tendencia al desorden, pero también con carácter para sostener a un equipo que juega lejos de Los Cármenes con mucho miedo. La necesidad hizo que el duelo fuera muy igualado, plagado de detalles que pudieron alterar el empate. El primero, al minuto de juego, cuando a Adrián Ramos se le pitó un fuera de juego inexistente cuando encaraba al meta Herrerín. También hubo penalti a de Vezo a Gabriel, que el árbitro no vio. El Leganés encontró una vía interesante por la banda izquierda, con las veloces subidas de Rico y sus centros al área, donde Guerrero, bien defendido, no encontró el remate.

El Granada solo funcionó en defensa. Bien atados Pereira y Carcela, causaba casi dolor la soledad de Adrián Ramos. Más pendientes de no encajar que de marcar, ambos equipos se midieron con pasión, pero casi sin tirar a puerta.

El Leganés fue muy valiente en la segunda mitad. Alteró el guion y se soltó. Llegó con peligro al área de Ochoa y las ocasiones se fueron sucediendo frente a un Granada pasmado. Bustinza, Mantovani y el Zhar gozaron de tres buenas opciones, hasta que Machís convirtió en gol un fantástico contragolpe. La pérdida de Lombán fue trágica y entre Luciano y Morán habilitaron al delantero venezolano. Machís, curiosamente cedido por el propio Granada, condenó a su equipo a permanecer una jornada más en la zona de descenso.

Los de Alcaraz ni se inmutaron. Tocados de forma definitiva, ni siquiera fueron capaces de colgar balones en el área madrileña en un desesperado intento por alcanzar, al menos, el empate. Asistieron sin reacción a un triunfo que le da la vida al Leganés, premiado por su valentía y la racanería de los andaluces, que solo lanzaron un disparo a la puerta de Herrerín en todo el encuentro. Fue una falta lejanísima de Wakaso, sin peligro, en el minuto 76.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información