Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
NBA

La desgracia de Embiid y la maldición de los Sixers

El pívot camerunés se perdió dos temporadas, ya no jugará más en esta y se añade a la leyenda negativa de Philadelphia

Embiid, en enero, en un partido contra los Knicks. Ampliar foto
Embiid, en enero, en un partido contra los Knicks. AP

Los tremendos infortunios de los Sixers, una de las franquicias históricas de la NBA, no parecen tener fin. Su gran estrella, el camerunés Joel Embiid, el principal favorito a ser designado Rookie del Año, se perderá lo que resta de temporada a causa de la lesión que sufre en el menisco de la rodilla izquierda.

El pívot, que dentro de dos semanas cumplirá 23 años, jugó su último partido el 27 de enero. Las esperanzas de que pudiera regresar a las canchas esta campaña se esfumaron tras las últimas pruebas a las que fue sometido. Llueve sobre mojado, en su caso y en el de la franquicia de Filadelfia, que no ha podido hacer debutar ni podrá hacerlo al menos hasta la próxima temporada, al número uno del último draft, el australiano Ben Simmons, con una fractura en el pie derecho.

La lista de desgracias es larga: Simmons, número uno del último draft, Noel, Okhafor y Bynum

Embiid, número tres en el draft de 2014, cumple su primera temporada porque no pudo jugar las dos anteriores a causa de una grave lesión en un pie que estuvo a punto de obligarle a retirarse. Su debut, el 26 de octubre de 2016 en un partido ante Oklahoma City, supuso todo un acontecimiento y los más de 20.000 espectadores que llenaron el Wells Fargo Center de Filadelfia saludaron con gritos de “¡MVP!” la extraordinaria actuación de Embiid que sumó ese día 20 puntos y 7 rebotes. Los médicos, muy cautos con la recuperación de su lesión y un periodo tan largo de inactividad, limitaron sus minutos de juego. Nunca llegó a los 30 minutos, a pesar de que Embiid reivindicó más minutos. Y aun así, sumó unos impresionantes promedios de 20.2 puntos, 7.8 rebotes, 2.1 asistencias, 2.5 tapones y 9 doble dobles en los 31 partidos que disputó.

El debate ahora en la NBA es si un jugador que solo ha disputado 31 partidos puede ser designado Rookie del Año. Los jugadores que lograron ese galardón con menos partidos fueron el pívot de los Knicks Patrick Ewing, con 50, en la temporada 1985-1986, y el alero de los Blazers, Brandon Roy, con 57, en la temporada 2006-2007.

La sucesión de desgracias de los Sixers es asombrosa. Además de los casos de Embiid y Ben Simmons, han sufrido otros muchos como el de Jahlil Okafor. El pívot de 2,11 metros y número tres del draft de 2015, fue suspendido con dos partidos tras una pelea en una salida nocturna en Boston, y poco después se lesionó por lo que solo pudo jugar 53 partidos en su primera temporada.

Los últimos años del equipo han sido nefastos contrastan con aquellos en los que tuvo estrellas como Iverson, Barkley, Erving o Chamberlain

En 2013, los de Filadelfia apostaron por Nerlens Noel, otro pívot de 2,11 metros, a pesar de que ya se había roto los ligamentos en su último curso universitario. Lo eligió Nueva Orleans en el sexto puesto del draft de 2013, pero los Sixers lo ficharon de inmediato. Se perdió la primera temporada y el pasado 23 de febrero fue traspasado a Dallas. En 2012 apostaron por Andrew Bynum, pero se pasó una temporada sin poder jugar a causa de una lesión y una vez quedó en situación de agente libre fichó por Cleveland.

Los Sixers han conseguido hacerse con toda esta serie de prometedores jugadores, entre los que también se cuentan Michael Carter-Williams, número 11 en el draft de 2013, o Evan Turner, número 2 en el de 2010, porque sus malas clasificaciones en las últimas temporadas le han dado más posibilidades de elegir entre los primeros en el draft. La pasada temporada tocaron fondo con solo 10 victorias y 72 derrotas, y en las dos anteriores su balance fue igualmente desolador, con 18 triunfos en 2015 y 19 un año antes. Este año, el equipo en el que juega Sergio Rodríguez, ocupa la antepenúltima plaza de la Conferencia Este, con 22 victorias y 37 derrotas.

Los Sixers, que jugaron su primera final en 1950, el año de su fundación con el nombre de Syracuse Nationals, han ganado tres anillos (1955, 1967 y 1983). Varios de los mejores jugadores de la historia de la NBA han vestido la camiseta del equipo de Filadelfia, como Charles Barkley, Wilt Chamberlain, Maurice Cheeks, Julius Erving, Hal Greer, Bobby Jones y Allen Iverson.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información