El Milán es una bicoca para Tomic y el Barça

El equipo de Bartzokas logra una plácida y contundente victoria ante un rival en plena crisis

Dorsey y Macvan.
Dorsey y Macvan.MARTA PÉREZ (EFE)

El Barcelona, con un Tomic inmenso, obtuvo la victoria que necesitaba con urgencia en su tortuoso camino en la Euroliga. Las ocho derrotas que acumula empezaban a pesarle, a hipotecar seriamente su futuro en la competición. El Armani Milán, el equipo que compareció en el Palau Blaugrana, está todavía peor, inmerso en una crisis de enormes proporciones y que acaba de desprenderse de Alessandro Gentile, un jugador, sobre el papel, de referencia. Jasmin Repesa, el técnico croata del equipo italiano, está tan cuestionado como receloso con sus jugadores, que el miércoles, ante el Panathinaikos, sumaron su novena derrota y en el Palau no tuvieron la más mínima opción para evitar la décima.

BARCELONA, 89; ARMANI MILÁN, 75

Barcelona Lassa: Rice (10), Navarro (8), Claver (6), Doellman (8), Tomic (19) –equipo inicial-; Dorsey (8), Vezenkov (13), Eriksson (0), Oleson (0), Koponen (15) y Renfroe (2).

Armani Milán: Kalnietis (8), Dragic (6), Abass (0), Sanders (27), Raduljica (2) –equipo inicial-; McLean (5), Fontecchio (0), Macvan (11) y Cinciarini (8)

Parciales: 32-19, 17-16, 23-16 y 17-24.

Árbitros: Belosevic (Serbia), Petek (Eslovenia) y Balak (Israel).

Palau Blaugrana. 4.911 espectadores. 14ª jornada de la Euroliga. El Barcelona suma seis victorias y ocho derrotas.

El Barcelona salió a la carrera, decidido a ahuyentar la menor duda sobre su juego. Tomic desplumó a Raduljica, que no hizo honor a la fiereza de su pinta y, además, falló siete de los ocho tiros que lanzó. El pívot croata del Barcelona se hinchó a anotar, 19 puntos en 21 minutos, a veces llegando más solo que la una hasta el aro después de algún bloqueo y continuación, o simplemente descolgándose de su marcador, tras recibir un buen pase. Algunos procedieron de Navarro, por fin cerca de su mejor forma tras una larga lesión. La movilidad, rapidez y lectura del juego de su capitán, dotaron al Barcelona de una frescura ofensiva que echaba de menos y que reencontró con 32 puntos en el primer cuarto.

Más información
None
None
None

Mucho tuvo que ver la irrupción de Koponen que anotó los primeros cinco triples que lanzó. El Barcelona concluyó con un porcentaje de acierto altísimo, del 64% en tiros de dos, producto de muchas canastas fáciles. Sanders y Macvan salvaron de una tunda mayor a su equipo. Resuelta la tarea anotadora, Rice se dedicó a ordenar el juego y repartir asistencias (11). Hasta Dorsey las dio para cuadrar las 30 que sumó el Barcelona, un récord.

El Milan, a partir del tercer cuarto, apechugó casi todo el tiempo con 20 puntos de desventaja. El Barcelona, con el viento a favor, sin apenas verse exigido y ante la blanda y despistada defensa del Milan, obtuvo la victoria reconstituyente que precisaba.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS