Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Camino a Río 2016

“No tenemos tiempo para jugar al ‘Pokémon Go”

Alejandra Quereda y Sandra Aguilar, del conjunto español de gimnasia rítmica, analizan su camino hasta Río y y su vida en la élite

El conjunto español de rítmica, ayer en Bakú.
El conjunto español de rítmica, ayer en Bakú.

Llevan tantas horas juntas sincronizando sus movimientos, mimetizando sus gestos, que hay quien piensa que se leen la mente. Alejandra Quereda (Alicante, 24 años), la capitana, y Sandra Aguilar (Madrid, 23 años) son las más veteranas del conjunto de gimnasia rítmica, que completan Artemi Gavezou, Lourdes Mohedano y Elena López. Ayer se colgaron dos bronces por aparatos en la última prueba de la Copa del Mundo antes de los Juegos, en Bakú, donde acabaron quintas en la general, y ya miran a Río, donde tienen serias opciones de subirse al podio a partir del 20 de agosto. En Londres 2012 fueron cuartas, el mejor resultado desde el oro en Atlanta 1996.

Pregunta: ¿Cuándo fue la última vez que compitieron sin dolor?

Alejandra Quereda: Hace muchos años. No lo recuerdo.

Sandra Aguilar: Ni yo.

P. ¿Qué lesiones tienen ahora?

A. Q. Es raro la que se libra de pasar por el quirófano, pero no nos gusta pensarlo. Hemos aprendido con el tiempo a convivir con ello y ahora queremos seguir hasta el final para conseguir el sueño por el que hemos luchado tantos años.

S. A. Yo tengo que dar las gracias porque no he tenido lesiones importantes. Obviamente, con tantas horas de entrenamiento mi cuerpo se resiente, principalmente la espalda la tengo bastante machacada, el pie, la rodilla…

A. Q. Yo sí que tengo una con nombre y apellidos: rotura del labrum de la cadera con un edema óseo en el fémur y con una lesión osteocondral alrededor. Una lesión por la que tendré que pasar por el quirógrafo después de los Juegos. El resto siempre son dolores en todas las partes del cuerpo, sobrecargas, que no tienen nombre como tal porque van intrínsecas a la gimnasia rítmica.

P. Quitando Rusia, la favorita, ¿cuáles son los rivales a batir en Río?

S. A. Va a ser una de las competiciones más igualadas, ya que estamos de seis a ocho países obteniendo las mismas puntuaciones. Al mínimo error se puede colar cualquiera, tenemos que estar muy atentas.

P. Por su dedicación al deporte de élite, ¿se sienten alejadas de la realidad?

A. Q. No, para nada. Siempre mantenemos los pies en la tierra. Sabemos que el deporte dura hasta una edad, y lo compaginamos con carreras universitarias. Preparamos nuestro futuro.

P. ¿Saben lo que es el Pokémon Go?

A. Q. Sí.

P. ¿Juegan?

A. Q. No, de hecho, lo conocí ayer. No tenemos tiempo para eso [se ríen].

P. ¿Y dice que no está alejada de la realidad?

S. A. Tenemos una vida diferente, con experiencias que otra gente no puede vivir. Es lo que dice Alejandra, nuestra carrera termina pronto, ya somos de las veteranas y, quién sabe, pasado mañana podemos estar en la vida normal como cualquier amiga.

P. ¿Qué aparato les gusta más?

A. Q. El aro y la cinta. Se adaptan bien a mis cualidades. Soy alta y tengo los brazos largos.

S. A. A mí, el aro. Desde pequeña tengo más afinidad con él.

P. ¿Tienen que vigilar el peso y la alimentación?

A. Q. Es más sentirte bien, que se te vea buena forma, porque es un deporte en el que la estética es importante, pero no hay un número o un peso concreto. Cada uno se controla a sí mismo y comemos de todo. No tenemos un control estricto.

P. ¿Por qué no es tan popular la gimnasia rítmica masculina?

A. Q. En España hemos sido unos de los primeros países en tener un campeonato de España de rítmica masculina. Creo que es cuestión de tiempo, cada vez son más los que practican este deporte.

P. ¿Es cultural?

A. Q. Más bien tradición. Los chicos nunca han hecho rítmica, entonces de primeras hay gente a la que le chocó. A raíz de que se permitiera en competiciones nacionales cada vez hay más. Creo que es cuestión de tiempo.