Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia expulsa por segunda vez al líder de los ultras rusos

Alexander Shpriguin es considerado el cabecilla de los disturbios de Marsella que dejaron 35 heridos

Ultras rusos lanzan sillas a los seguidores de Eslovaquia.
Ultras rusos lanzan sillas a los seguidores de Eslovaquia. AFP

El gobierno francés expulsó durante la noche del pasado martes por segunda vez en tres días a Alexander Shpriguin, el líder de los hooligans rusos que causaron junto a sus homólogos ingleses los disturbios vividos en Marsella y que dejaron 35 heridos, uno en estado crítico. Francia deportó el sábado a Moscú al ultranacionalista ruso, pero Shpriguin logró volver a presenciar un partido de la Eurocopa el lunes en Toulouse tras burlar los controles fronterizos, según ha informado este miércoles el ministerio de Interior francés.

Shpriguin visitó en marzo los estadios franceses junto con la delegación oficial rusa y las autoridades galas al ser el presidente de la asociación de los aficionados rusos

Shpriguin fue detenido por la policía francesa mientras contemplaba el encuentro entre Rusia y Gales desde las gradas del estadio de Toulouse. Según varios medios franceses, el ultranacionalista ruso se aprovechó del parón administrativo del fin de semana para coger un avión de vuelta a Europa entre Moscú y Barcelona, ciudad desde la cual viajó al sur de Francia en coche.

Tras expulsarle una primera vez, Francia emitió una nota a nivel europeo en la que se le prohibía el acceso al territorio nacional , pero la información no llegó a tiempo a los servicios de aduanas españolas que le dejaron marcharse del aeropuerto de Barcelona. El ministerio de Exteriores francés afirma que Shpriguin consiguió un visado para entrar en Europa durante la Eurocopa gracias al gobierno de otro país comunitario, sin concretar cuál. Sin embargo, Francia le revocó este lunes su visado, según indica Exteriores.

El líder de los aficionados radicales rusos es considerado uno de los pioneros del movimiento neonazi en los estadios de fútbol surgido en los años 1990, recuerda el diario británico The Guardian. Shpriguin es militante de extrema derecha y colaborador parlamentario de Igor Lebedev, el portavoz adjunto de la Douma, la cámara baja del congreso ruso, que defendió a los ultras rusos tras los disturbios de Marsella. “No veo nada malo en las peleas entre hinchas. Todo lo contrario, que sigan así!", escribió entonces el influyente diputado en su cuenta de Twitter.

Ultras rusos se enfrentan a radicales ingleses en Marsella.
Ultras rusos se enfrentan a radicales ingleses en Marsella. Getty Images

Lebedev es miembro del comité ejecutivo de la federación rusa de fútbol. Según las informaciones del diario británico, Shpriguin visitó el pasado mes de marzo los estadios franceses para la Eurocopa junto con la delegación oficial rusa y las autoridades galas al ser el presidente de la asociación de los aficionados rusos de fútbol a la que se incorporó en 2007. Antes fue un conocido hooligan del Dinamo de Moscú. Su rostro aparece en una fotografía de 2001 en la que realiza el saludo nazi detrás de una bandera nacionalista junto a un músico de un grupo extremista de metal ruso y en otra de 2010, en se le ve junto a Vladimir Putin, el presidente ruso.

Shpriguin saltó a la fama en esta Eurocopa al informar en directo a través de su cuenta de Twitter de las detenciones que realizó la policía francesa contra aficionados radicales rusos que se habían atrincherado en un autobús para evitar su deportación tras los disturbios de Marsella. El líder ultranacionalista se despidió de Francia al comentar otra vez su expulsión en las redes sociales. “Regreso a la ciudad natal desde París en avión gracias al dinero de la República Francesa”, escribió.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información