Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mundial de MotoGP:“Complot español”

La prensa italiana afirma que hubo una "connivencia" entre los pilotos españoles para evitar que Rossi ganara su décimo Mundial

Rossi durante la clasificación del sábado pasado.
Rossi durante la clasificación del sábado pasado. AP

Los periódicos italianos coinciden en denunciar "un complot español" contra Valentino Rossi. Lo definen con la palabra biscottone, un término utilizado en el fútbol cuando dos equipos deciden empatar para salir ambos beneficiados.

Esta palabra aparece en la portada de los principales diarios deportivos, el Corriere dello Sport y la Gazzetta dello Sport. El Corriere titula "Vale. Biscottone" y añade que la carrera ha sido una farsa y Márquez ha actuado en ella como "guardaespaldas" de Jorge Lorenzo, campeón mundial de MotoGP por tercera vez al ganar en la Comunidad Valenciana. En su interior, destaca que "ni siquiera un nueve veces campeón como Rossi puede hacer milagros y menos contra más de un adversario". Además, añade que la figura de Márquez después de Sepang parece sacada de un texto de Shakespeare. El diario deportivo dice que el corazón de Vale no ha sido suficiente para ganar y destaca la remontada del último puesto al cuarto.

En su edición digital, incluye también un vídeo en el que se puede escuchar cómo Rossi habla con Carmelo Ezpeleta, máximo representante de Dorna, la organizadora del campeonato. Le dice: "¡Qué asco!" y continúa: "¿Qué te había dicho, Carmelo? ¿Te lo dije o no te lo dije el jueves?", sobre el resultado de la carrera. En la misma línea titula La Gazzetta, que escribe "Menudo Biscottone" y subraya las palabras de Lorenzo: "Me han ayudado, así el Mundial se quedaba en España" para justificar el complot.

También los diarios generalistas se han hecho eco de la polémica. La Repubblica habla de la "furia de Valentino" y recoge las palabras del italiano al terminar la carrera: "Lo que ha hecho Márquez es vergonzoso, he tenido que luchar contra dos pilotos". Continúa reflejando el alivio de Rossi, que aseguró que al menos está contento porque "todos han podido ver cuál era el plan" —de Lorenzo y Márquez—.

Il Corriere della Sera también lleva el conflicto a su primera página. Habla de "un domingo de leones" y afirma que "Lorenzo triunfa entre venenos". En su interior habla de un "clamoroso complot" entre los pilotos españoles y habla de un "bonito mundial con un feo final". Describe que "al final, Jorge Lorenzo no hace ni siquiera el intento de esconder lo que ha ocurrido en la pista de Valencia, que Márquez se ha mantenido detrás de él toda la carrera sin hacer el intento de adelantarle, a pesar de que en varias ocasiones ha parecido que era capaz de hacerlo".

Los apoyos han llegado también de parte del primer ministro, Matteo Renzi, quien ya envió un mensaje de apoyo a Rossi después de la polémica de Sepang y su castigo. Así, el diario turinés La Stampa revela que el jefe del Ejecutivo también ha transmitido un mensaje de felicitaciones al piloto italiano después de quedar cuarto en Cheste.

El origen del término 'biscotto'

THOMAS GUALTIERI

La palabra biscotto, literalmente galleta, indica en italiano un amaño, generalmente en el fútbol pero también en otros deportes, para concordar con antelación el resultado de un partido o de otra competición deportiva. El término deriva de la hípica: una manera utilizada para dopar a los caballos era darles de comer galletas adulteradas. Los diarios transalpinos empezaron a hablar de forma generalizada de biscotto durante el Europeo de futbol de 2004: Dinamarca y Suecia, en el mismo grupo de Italia, empataron el último partido de la primera fase. El resultado era el único que permitía a ambos equipos acceder a la fase final de la competición en detrimento de Italia, que quedó eliminada. Ocho años más tarde, en la misma competición, la suerte de Italia dependió otra vez de un partido en el que no participaba. En el último encuentro de la fase de grupos un empate con más de cuatro goles entre España y Croacia hubiera garantizado el pase a esas dos selecciones y dejado a Italia fuera. Algunos periódicos italianos insinuaron la posibilidad de un nuevo biscotto, algo que se planteó también en España. Pero los de Del Bosque ganaron 1-0 y volvieron a encontrarse con la selección italiana en la final del Europeo, cuando la derrotaron con holgura. Han sido necesarios tres años y otro choque deportivo entre Italia y España, esta vez en el mundial de motociclismo, para que un nuevo biscotto haya salido de los hornos de la prensa italiana.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información