Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una carrera de alto voltaje

La Comisión Antiviolencia declara el gran premio de la Comunitat Valenciana de alto riesgo, una medida excepcional nunca vista en el Mundial de motociclismo

Moto GP Valencia Ampliar foto
Decenas de aficionados esperan a Rossi, el jueves en Cheste. EFE

Ni era la primera vez que dos pilotos chocaban en la pista, ni la primera que dirección de carrera sancionaba a uno de ellos. Tampoco era la primera ocasión en la que Valentino Rossi se veía envuelto en la polémica. Ni era nuevo en ello Marc Márquez, tan amigo de pilotar rozando los límites. Pero todo se sobredimensionó de una manera desconocida. El Mundial tocaba a su fin, el ambiente se caldeó. Y lo hizo mucho más lejos de Malasia, donde sucedió la acción. Las redes sociales daban buena cuenta de cuánto había calado aquél incidente entre las aficiones de ambos pilotos en el gran premio de Malasia, de cuántas ganas había de que llegara la siguiente carrera y del interés de las partes por bajar los decibelios.

“Al final pasará como en el fútbol, que da miedo llevar a los niños al campo”; decía el padre de un piloto al volver a casa, recién aterrizado el martes de la semana pasada. “Que no pase como en otros deportes y que la rivalidad no se convierta nunca en violencia”, alertaba Jorge Lorenzo al comenzar el gran premio de la Comunitat Valenciana, que había sido declarado de alto riesgo, una medida excepcional, por la Comisión Antiviolencia ese mismo jueves. Lo del alto riesgo no había pasado antes en ningún gran premio español y se trata también de una medida extraordinaria en la historia del Mundial de motociclismo.

Podría haber alguna pelea, pero está todo el mundo muy alerta. Hay que transmitir tranquilidad”

Gonzalo Gobert, director del circuito Ricardo Tormo

La mañana de este viernes han empezado a desfilar por el Ricardo Tormo de Cheste las fuerzas de seguridad. Unos 1.500 agentes en total –inicialmente estaban previstos unos 800, según fuentes del circuito valenciana– serán los encargados de velar por la seguridad en el Ricardo Tormo. Serán 1.300 agentes de la Guardia Civil y de Tráfico, a los que hay que sumar los de la Policía Local y Autonómica. Se dispondrá, también, de cuatro helicópteros, dos de control de tráfico y otros dos de la Guardia Civil. No todos los agentes estarán en el mismo circuito. Serán 900 los que estarán en el trazado, otros 400 estarán en la localidad de Cheste, donde se concentran muchos aficionados una vez termina la acción en la pista. La seguridad se refuerza con agentes de Seguridad Ciudadana, de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS), de Tráfico Aéreo, con expertos en desactivación de explosivos, con el escuadrón de caballería, efectivos de Policía Judicial, del Seprona, del servicio Cinológico (asistencia canina) y la Unidad de Reconocimiento del Subsuelo.

“Podría haber alguna pelea, pero está todo el mundo muy alerta. Hay que transmitir tranquilidad”, decía Gonzalo Gobert, director del circuito en declaraciones a Onda Cero. Él no considera que sea necesario declarar el evento de alto riesgo. Para la organización del evento cambia poca cosa. El Circuit ya cumple con las medidas de seguridad que se imponen cuando a uno se le pone la etiqueta de alto riesgo: no dejar entrar a público con objetos punzantes y contundentes; prohibir la venta de alcohol en el recinto o la entrada de personas que sea evidente que hayan consumido alcohol o drogas; que las aficiones rivales estén separadas –“lo están, en diferentes gradas, sólo habrá que prestar atención a su entrada y salida del circuito”, apunta Pablo Pernía, director de comunicación del Circuit–; numerar las entradas o que las tribunas estén cubiertas con cámaras de seguridad. “Ya cumplimos todos esos requisitos”, apuntan desde el Circuit.

Ni siquiera se han visto obligados a renunciar a una medida excepcional que tomaron por primera vez hace un año: permitieron que los aficionados con entrada de Tribuna Boxes invadieran la pista tras la carrera de MotoGP para que pudieran vivir de cerca la fiesta del podio. Podrán hacerlo, de nuevo, este año.

Mejor en tren y en moto

Ante los más de 110.000 asistentes que se desplazarán a las carreras del domingo, el Circuit aconseja la llegada en tren o en moto. Renfe ha preparado un dispositivo especial con varios trenes cada hora, principalmente a primera hora de la mañana, con salida en la estación de Sant Isidre en Valencia y parada en el apeadero del Circuit y en la localidad de Cheste.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información