Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Santander

Rosberg se quita el mal cuerpo y Alonso abandona en la primera vuelta

El alemán se defiende de Hamilton y suma su cuarta victoria con Sainz, el 13º

Octava ocasión en la que el piloto asturiano no acaba la carrera

Nico Rosberg, en el podio de México.
Nico Rosberg, en el podio de México. AFP

Una semana después de que Lewis Hamilton se proclamara campeón del mundo por tercera vez en Austin, el británico tenía la opción de igualar el record de 13 victorias en un mismo año que comparten Sebastian Vettel (2013) y Michael Schumacher (2004). Pues bien, Hamilton deberá esperar a llegar a Brasil, en dos semanas, para igualar a los dos fenómenos alemanes: Nico Rosberg salió de México con su cuarta victoria de la temporada en el zurrón, la mejor forma de quitarse el mal cuerpo que arrastraba desde Texas. Hamilton cruzó la meta a menos de dos segundos de su vecino, por más que nunca tuvo opciones reales de poner su triunfo en peligro. Valtteri Bottas (Williams) cerró el podio, el segundo para él en este 2015, mientras que Carlos Sainz terminó el 13º. Fernando Alonso apenas completó una vuelta por culpa de una avería en la parte eléctrica del propulsor Honda de su bólido, y ya acumula ocho abandonos en lo que va de año. Checo Pérez, el ídolo local, concluyó el octavo.

Más vale tarde que nunca. Eso es lo que pensó Rosberg al bajarse de su monoplaza en el Autódromo Hermanos Rodríguez, una instalación impresionante, con mucha magia y llena hasta la bandera (120.000 espectadores). Al fin pudo cuadrar un evento de cabo a rabo. Fue de los que mejor se adaptó a las condiciones de la pista, sobre todo al asfalto, muy deslizante. Fue rápido la primera jornada, consiguió la ‘pole’ el sábado y el domingo terminó el trabajo de la mejor manera posible, llevándose la carrera y anotándose la vuelta rápida. Ni la aparición del coche de seguridad que provocó el accidente de Vettel hizo que le entrara la tiritona.

A diferencia de lo que ha ocurrido en otras ocasiones, el pilotaje de Rosberg apenas presentó grietas esta vez, de la misma forma que tampoco se vio la versión más agresiva de Hamilton. “Este ha sido el mejor podio del año. He dominado la carrera desde el primer momento, y el único instante relativamente complicado fue cuando la carrera se relanzó después del coche de seguridad porque las gomas estaban frías”, resumió el chico de Wiesbaden, que hasta ahora solo había conseguido sacar partido de dos de las 10 ‘poles’ acumuladas.

“Teníamos un problema en el motor eléctrico desde ayer [por el sábado]”, reconoció Fernando Alonso. “No sabíamos si retirarnos antes de comenzar o salir, dar una vuelta y regresar al garaje. Al final optamos por esta segunda opción por respeto a la gente, que durante todo el fin de semana ha sido increíble”, zanjó el ovetense.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información