Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A Casemiro le sobran pulmones

El centrocampista brasileño disputa los balones, ayuda a la defensa y se ofrece en la línea de pase

Casemiro, ayer en Balaídos contra el Celta Ampliar foto
Casemiro, ayer en Balaídos contra el Celta Getty Images

“¡No, no, no hay ningún bajón físico!”, dijo ayer Casemiro en Balaídos nada más terminar el partido cuando le preguntaron si al Madrid le habían faltado piernas en el tramo final. A él, que le sobra músculo y resistencia, casi le parecía una ofensa cuestionar el aguante del equipo. “Cansados estábamos, pero jugábamos en un campo difícil y contra un rival que peleará arriba”, explicó el que se ha convertido en el hombre de confianza de Rafa Benítez.

“Cumple con la labor de un equipo ofensivo que necesita equilibrio. Disputa los balones y ayuda a los centrales. Si el equipo ataca y se tiene que descubrir, un jugador como Casemiro ayuda a sostener el ataque”, dice el técnico del Madrid. El centrocampista brasileño no se limita únicamente al cuerpo a cuerpo y a barrer. También se ofrece, por lo que sus compañeros siempre encuentran con él una línea de pase. No tiene la calidad de Modric y Kroos (92,2% y 93,6% de acierto en los pases, respectivamente), pero no desentona para ser un medio de corte defensivo (85,2% de acierto).

Le ha dado empaque a la medular. Algo que no daba Illarra, por ejemplo. Por eso sorprende aún más que Carlo Ancelotti nunca contara con el brasileño. Llegó a Madrid en enero de 2013. Jugó en el Castilla los primeros meses (1.201 minutos en total) y luego subió al primer equipo. En la temporada 2013-14 apenas jugó 655 minutos. En verano de 2014 el técnico italiano se deshizo de Casemiro. El Madrid le trasladó al Oporto con una opción de recompra que ejerció el pasado mes de julio (unos 7 millones).

Casemiro jugó de titular en Cornellá (Benítez dio descanso a Kroos antes del partido de Champions contra el Shakthar) y no volvió al once inicial hasta dos semanas después (Malmoe). Desde entonces, ha jugado todos los partidos. A la espera de que regresen James y Bale (con ellos el esquema es el 4-2-3-1), el brasileño ha encontrado continuidad.

Nacido en São José dos Campos (a unos 100 kilómetros de São Paulo) en 1992, Casemiro siempre fue Carlinhos para todos. En casa cuidaba de su hermano Lucas y de su hermana Blanca. Era el hermano mayor y les calentaba la comida que la madre le dejaba hecha a diario antes de irse a trabajar (el padre les abandonó cuando él tenía tres años). Con 10 años Casemiro llegó a las categorías inferiores del São Paulo y confesó en una entrevista que lo que más alivio le daba era haber encontrado un sitio donde dormir.

“En el centro de entrenamiento tenía un sitio fijo en el que dormir. Tenía mi cuarto, aire acondicionado, televisión, equipo de música y comida todas las horas del día. Era un privilegio para mí, acostumbrado a tener que cambiar de casa cada noche. No cabíamos todo en la nuestra y así íbamos a veces a casa de la tía o de la abuela. Allí teníamos que entrar todos en la misma habitación. Los fines de semana cuando jugábamos en São José dos Campos yo no tenía donde dormir, siempre estaba pidiendo a mis compañeros que me dejaran dormir en su casa para llegar a tiempo para el partido”, contó en una entrevista en Brasil. Ahora es el que hace dormir más tranquilo a Benítez y al Madrid.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información