Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Raúl Jiménez y la sombra del Calderón

El delantero mexicano regresa al estadio rojiblanco tras pasar desapercibido en el Atlético

Raúl Jiménez celebra un gol con el Benfica.
Raúl Jiménez celebra un gol con el Benfica. REUTERS

Resulta complicado recordar alguna mala palabra de Raúl Jiménez (Tepeji del Rio de Ocampo, México, 24 años) acerca de su situación en el Atlético de Madrid, al que llegó en 2014 y del que se despidió un año después sin pena ni gloria. El mexicano abandonó en verano el Calderón rumbo al Benfica, que adquirió el 50% de los derechos del jugador, en manos de Jorge Mendes, por valor de tres millones de euros, y con el que firmó un contrato de cinco temporadas. Los rojiblancos, sin embargo, mantienen la opción de recomprar a un jugador por el que hace un año desembolsaron algo más de diez millones al América mexicano.

Es un jugador que se ajusta a lo que queríamos. Aporta diferentes soluciones a nuestro ataque"

Rui Vitória, entrenador del Benfica

La llegada de Jiménez al Atlético no estuvo rodeada de la expectación esperada, ya que a la afición rojiblanca no le sentaron nada bien algunas declaraciones del jugador en las redes sociales años atrás manifestando su simpatía por el Real Madrid. “En lo poco que llevo aquí ya me he enamorado del Atlético”, declaró el futbolista con ánimo de apaciguar el mosqueo existente. Desde las oficinas del Manzanares creyeron que el jugador, que acababa de anotar 35 goles en 50 partidos con su exequipo, podía competir con Mandzukic y Griezmann por un puesto en el ataque. Sin embargo, Jiménez no consiguió poner en aprietos a ninguno de los dos y perdió definitivamente el lugar en el equipo con el regreso de Fernando Torres en el mercado de invierno.

Jiménez, celebra un gol con el Benfica. ampliar foto
Jiménez, celebra un gol con el Benfica. REUTERS

Su pobre balance en el Atlético, con 818 minutos repartidos en 28 partidos y un solo gol (al Sevilla en Liga), colocaron a Jiménez en la tesitura de salir del equipo en busca de minutos, sobre todo tras confirmarse los fichajes de Vietto y Jackson Martínez, a los que se unió la incorporación de Correa, que lo dejaron sin espacio. Aunque inicialmente la intención de Jiménez pasaba por abandonar el Atlético una temporada en calidad de cedido (el West Ham había aprobado su llegada por dos millones de euros), una reunión con Mendes, su representante, volteó la situación en favor del Benfica. La eliminación del equipo inglés de la Liga Europa y la clasificación de los portugueses para la Liga de Campeones hicieron cambiar de opinión al jugador. Aun así, Jiménez ya había apalabrado su marcha al West Ham, del que sólo le separaba el reconocimiento médico. Sin embargo, según recogió la prensa inglesa, el jugador justificó no haber cogido el avión que debía transportarlo hasta Inglaterra asegurando que se había quedado dormido.

Jiménez, durante su presentación con el Atlético. ampliar foto
Jiménez, durante su presentación con el Atlético.

“Es un jugador que se ajusta a lo que queríamos. Aporta diferentes soluciones a nuestro ataque”, aseguró su entrenador, Rui Vitória, en su presentación con el Benfica, con el que por el momento sólo ha disputado cinco partidos, todos ellos partiendo desde el banquillo, y en los que ha anotado un solo gol. Confía por el momento Vitória en Jonas y Mitroglou, su pareja de atacantes, aunque mantiene abierta la posibilidad de incorporar a un jugador que destaca por un buen remate de cabeza y que se desenvuelve con soltura dentro del área.

Ante el público del Calderón anotó su único gol como rojiblanco y esta noche (20:45, beIN Sports), Jiménez podría tener la oportunidad de volver a hacerlo. Aunque esta vez, no escuchará ningún aplauso por ello. Y es que la sombra del Calderón sigue siendo muy alargada para el mexicano.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información