Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El colista inesperado

“No tengo futbolistas para jugar miércoles y domingo”, señala Emery, entrenador de un Sevilla con dos puntos en cuatro partidos

Fernando Llorente se lamenta en el partido ante el Celta.
Fernando Llorente se lamenta en el partido ante el Celta. EFE

Los aficionados del Sevilla se frotan los ojos al ver que su equipo, ganador de la Liga Europa y en Liga de Campeones, es el colista de Primera después de cuatro jornadas de Liga y acumulando solo dos puntos. Hace solo un año, el Sevilla era el tercer clasificado con 10 puntos producto de tres victorias y un empate. El equipo no carbura en la Liga aunque su estreno en la Liga de Campeones fue fulgurante, derrotando por 3-0 al Borussia Mönchengladbach. Apenas transcurridas cuatro jornadas, las dudas se ciernen sobre el proyecto a pesar de que queda un mundo por delante.

El equipo andaluz ha perdido dos partidos en Nervión frente a Atlético y Celta cuando en la pasada temporada solo perdió uno (frente al Madrid) y esas dudas llegan justo después de que la planificación efectuada por el director deportivo, Monchi, haya sido alabada desde distintos ámbitos. “Todavía es pronto para calibrar si padecemos el síndrome Champions”, apuntan desde dentro del club. Una enfermedad conocida en distintos puntos de la geografía española y que ha provocado que equipos como el Athletic, la Real Sociedad, el Betis, el Celta e incluso el propio Valencia hayan pagado en la Liga con malas clasificaciones la participación en la Liga de Campeones. Sin embargo, el primero en poner el dedo en la llaga ha sido el propio Unai Emery, entrenador del equipo andaluz. “Ahora mismo no dispongo de futbolistas para competir miércoles y domingo”, reconoció el técnico vasco a la conclusión del partido ante el Celta. Además, centró en dos las causas de la incapacidad del Sevilla para competir en la Liga: las lesiones y la inadaptación de los fichajes.

Algo de razón lleva el entrenador del conjunto andaluz cuando cita el primer apartado. El Sevilla ha perdido a su portero Beto y tiene la defensa entre algodones por las lesiones de Pareja, Carriço, Rami, Trémoulinas y Escudero. Ante el Celta perdió a Vitolo y Mariano y Andreolli finalizaron el partido acalambrados. Del mismo modo, Banega será baja al menos durante un mes por un esguince en su rodilla derecha. “Hay futbolistas que nos tienen que dar más rendimiento”, recordó también Emery en alusión directa a los fichajes llegados esta temporada. Traspasados Aleix Vidal y Bacca, Monchi ha fichado a 10 jugadores: Nzonzi, Kakuta, Mariano, Rami, Escudero, Andreolli, Krohn-Dehli, Konoplyanka, Immobile y Llorente.

Entre las lesiones y la falta de acoplamiento, solo Nzonzi y Andreolli fueron titulares ante el Borussia y el Celta. Es decir, Emery confía en los mismos futbolistas que la pasada temporada y no rota. Una apuesta arriesgada, puesto que ante el Celta se demostró que futbolistas como Banega, Reyes, Vitolo, Nzonzi e incluso Krychowiak sufren jugando partidos de máxima exigencia miércoles y domingo. El año pasado el problema se atenuaba porque la Liga Europa no exige lo mismo que la Liga de Campeones. “La Liga Europa te permite bajar un poco tu rendimiento y ganar partidos. La Liga de Campeones es otra cosa”, reconoce Emery. No obstante, en el Sevilla se muestran confiados en que el Sevilla remontará en breve el vuelo en la Liga. Se aferran a lo ocurrido hace dos temporadas, cuando el equipo andaluz era el penúltimo después de cuatro jornadas disputadas, también con dos puntos, y acabó quinto y ganando la Liga Europa en una épica final frente al Benfica.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información