Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Benítez: “No puedo decir que Cristiano sea el mejor jugador que entrené”

El técnico del Madrid se enmienda y quita a Bale e Isco de su ránking mundial para elevar su consideración del goleador, pero duda de si entrenó a otros mejores que él

“Estamos en continuo crecimiento”, proclamó Dani Carvajal este mediodía, barbudo, articulado y solemne. Tan serio que podría haber intercambiado su discurso con el de Rafa Benítez y habría dado el pego. “El equipo va a más”, continuó el lateral derecho, sentado a la mesa de la sala de conferencias de Valdebebas junto al técnico. “Esperamos dar los primeros puntos en Champions a nuestro público. Estamos obligados a hacer un grandísimo papel en la competición. Llegamos con mucha ilusión”.

El 0-6 de Cornellà obró un efecto descompresor en el cuartel del Real Madrid. El buen resultado de la última jornada liguera, unido a la preparación del comienzo de la temporada europea, mañana ante el Shaktar, metió al equipo en harina competitiva, alejó el recuerdo del tumultuoso mercado estival, distendió el gesto de Benítez y dulcificó el cuestionario al que fue sometido en vísperas de su primer partido como responsable del Madrid en Champions. La casa está en orden, al menos en apariencia; ya nadie pregunta por Keylor (y mucho menos por David de Gea); el entrenador anuncia "una disposición excelente" de todos los muchachos al tiempo que sonríe dichoso y da un pasito más en su reticente escalada de elogios a Cristiano. Eso sí, solo un pasito.

Resulta que alguien le repitió la pregunta que le hicieron en Australia, con efecto tan desconcertante. “¿Cree que Cristiano es el mejor del mundo?”. Allá en las antípodas, hace dos meses, desavisado como estaba del delicado equilibrio político que precisan alcanzar los entrenadores madridistas, Benítez replicó que Cristiano era uno de los mejores, pero que había otros, tal vez varios, entre los que incluyó a Bale y a Isco. Esta tarde, Benítez se mostró más ágil pero sin salirse de su extraña moderación. “Queréis pillarme otra vez”, dijo, con una risita cómplice. “Es un excelente jugador. Es uno de los mejores que he entrenado. No puedo decir que es el mejor que he entrenado porque he tenido alguno muy bueno. Pero en este momento, para mí, es nuestro jugador y es el mejor del mundo”.

En el aire quedó la duda: ¿Qué jugador entrenado por Benítez podría ser mejor que Cristiano? ¿Gerrard? ¿Alonso? ¿Mascherano? ¿Sneijder? ¿Higuaín? ¿Carboni?

“Yo no tuve la suerte de ver a Di Stéfano en el campo, pero era eso”, reflexionó el entrenador, “muy competitivo y ganador. Raúl, con quien sí coincidí, también era competitivo y ganador. Cristiano tiene la misma mentalidad”.

Yo quiero que Isco y Benzema añadan el gol a lo que hacen"

Interrogado sobre la necesidad de conquistar la Champions que hoy comienza, Benítez se mostró filosófico. “No siento la necesidad de ganar la Champions”, dijo. “Siento la necesidad o el reto de ganar cada partido. Si afrontaos así cada partido, con esta mentalidad, ganaremos títulos. La Champions es la competición más importante pero me gusta la Liga y la Copa. Si afrontamos cada partido con la misma concentración nos evitaremos tener que elegir”.

El criterio que sigue al hacer las rotaciones ocupó una parte considerable del discurso. Benítez aseguró que, a pesar de que cuenta con una base de datos médicos y estadísticos que le permiten medir los esfuerzos de cada futbolista, valora su olfato por encima de todo. “El futbolista rara vez te dice que no está bien”, reflexionó. “Primero valoras tu sensación, después consultas al futbolista y después consultas los datos. La información hay que tenerla y luego filtrarla y quedarnos con lo que es importante. Lo que hay alrededor nos ayuda pero no nos tiene que confundir”.

“El rotar no es un capricho”, advirtió. “Es tratar de aprovechar al máximo el potencial de la plantilla. Nos vamos a equivocar pero intentaremos hacerlo. El hecho de que cambie de titulares más o menos depende del rendimiento y posición. No es lo mismo un central que un jugador de banda. Cada jugador lleva a cabo unos esfuerzos distintos. En función de lo que tengamos buscarnos para cada partido”.

El entrenador advirtió que se enfrentan a un adversario peligroso. Bien armado y desconocido para el público del Bernabéu pues, a pesar de que disputa competiciones europeas desde hace 40 años, el equipo ucraniano nunca se ha enfrentado al Madrid. “El Shaktar es un gran equipo”, dijo Benítez. “Un equipo con un entrenador de mucha experiencia [Mircea Lucescu] que siempre saca rendimiento a los nuevos que se incorporan. Cambia dos o tres futbolistas cada año y los que llegan nuevos mejoran a sus predecesores. Futbolistas de habilidad y calidad que te pueden complicar la vida”.

Si juega Isco no lo hará porque su entrenador rota sino porque James, el titular, está lesionado. Benítez dijo que el malagueño y Benzema deben aportar más gol. Como James. “Yo quiero que sigan haciendo lo que hacen bien: asociarse con sus compañeros, dar pases, y que le añadan el gol. Isco y Benzema lo pueden hacer porque tienen calidad para ello. Hay que ayudarlos para que lo consigan”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información