Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabio Aru gana la Vuelta a España

El italiano se corona en Madrid tras una ronda durísima en la mantuvo un duelo precioso con Dumoulin, la sorpresa de la edición

Aru, en el centro, celebra su victoria. Ampliar foto
Aru, en el centro, celebra su victoria. EFE

Ganó Degenkolb en Madrid, que llegó a tiempo para no irse de vacío, para reivindicar su condición de esprínter acreditado. Lo había hecho muy mal en toda la carrera, descolocado, mal calculador, superado por los aprendices. Pero llegó a tiempo de curar en cierta medida la decepción de su equipo, el Giant, por la derrota de Dumoulin en la sierra madrileña. Hasta ahí llegó la emoción de la última etapa, siempre un duelo entre los grandes velocistas que quieren subirse al podio y sacarse la foto de rigor.

Lo anterior de ese día no cuenta. Ayer sí. Había una disputa oculta en ese paseíllo del líder por Madrid. Había un jersey verde en juego. Lo llevaba Purito Rodríguez, pero Alejandro Valverde estaba a solo dos puntos de quitárselo. ¿Disputar?, ¿transigir?, ¿pasear? Y Valverde tenía una oportunidad en el esprín intermedio señalado en el segundo paso por la línea de meta. Y Valverde se fue a por él, ayudado por José Joaquín Rojas, experto en esas lides, y Fran Ventoso.

Los tres coparon ese paso y Valverde obtuvo su premio. Las posibilidades de Purito Rodríguez de recuperarlo pasaban por el sprint final. O sea, por lo imposible. Le valía el segundo puesto en la General tras Fabio Aru, sonriente y contenido, cuando todos los del Astana celebraban el éxito conseguido. Y luego ganó Degenkolb, el sprinter herido, condenado a trabajar para el sorprendente Dumouloin. El alemán lo hizo cuando pudo, que no era mucho en los terrenos montañosos. Y al final se llevó su premio particular. Ganar en Madrid el último día. El día de Fabio Aru.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información