Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se busca líder con la pelota

Un año después de la marcha de Xavi y aún sin Thiago, no ha aparecido un jugador definitivo que aglutine el juego de España

Cazorla e Iniesta, durante la rueda de prensa previa al partido con Eslovaquia. Ampliar foto
Cazorla e Iniesta, durante la rueda de prensa previa al partido con Eslovaquia. AFP

Hace más de un año que Xavi no está y la selección española aún no ha encontrado un futbolista que lidere el juego con la pelota. Innegociable el estilo, no ha habido todavía un jugador que lo selle. No es una cuestión de liderazgo que tenga que ver con arengar en el campo o en el vestuario, donde Casillas, Ramos, Piqué o Busquets pueden desempeñar esa tarea. El asunto es quién levanta la mano para hacer los partidos suyos como lo hacía Xavi o incluso Xabi Alonso. Sin Thiago, al que las lesiones le han impedido tomar aún el relevo natural de Xavi para el que está señalado, nadie ha logrado pesar en el juego para consolidar el relevo generacional puesto en marcha por Del Bosque tras la decepción del Mundial de Brasil. Ni Iniesta, ni Silva ni Cesc , como representantes del grupo que conquistó el Mundial y las dos Eurocopas han terminado por dar ese paso al frente que los erija en ese tipo de jugador que carga con el juego y el peso de los partidos de manera incontestable. Los tres tienen las condiciones para dar ese salto, pero no han terminado de asumir ese liderazgo con el balón. De ellos se esperaba que lideraran con más rotundidad la necesaria transición emprendida.

“Lo primero”, defiende Cazorla, “es que sustituir a Xavi es muy complicado, es un jugador único que ha dado mucho a España, pero hay gente que está haciendo bien las cosas y España está capacitada para salir adelante sin él. No se puede comparar a ningún jugador con él”. El propio Cazorla apunta a ser el que ante Eslovaquia cumpla ese rol de marcar los tiempos del partido y encargarse de que la circulación de pelota sea fluida ante un rival que va a tratar de impedirla aglutinando jugadores por el medio. “No hay un jugador como Xavi, pero tampoco como Santi [Cazorla], no hay dos jugadores iguales. Cuando falta un jugador como Xavi lo importante es dar cada uno de lo mejor de nosotros mismos para que la selección siga creciendo e intentar que siga siendo un equipo campeón”, intercede Iniesta. “Todo el año anterior estuve jugando en esa posición en el Arsenal, me gusta y me siento cómodo”, añade Cazorla. “Siempre al jugar, de interior, intento lo que requiere el partido, a veces más velocidad, a veces más control, desborde. Si que es cierto que no es lo mismo jugar de interior, que en banda, pero lo importante es que uno se encuentre con buenas sensaciones y pueda dar todo lo que tiene”, abunda Iniesta.

Cuando analiza el momento en el que se encuentra la selección, Del Bosque echa de menos los tics de funcionamiento que conformaban la imagen de equipo más que de una mera selección. La estructura colectiva que definían entre los jugadores del Barça y del Madrid se ha difuminado y tampoco ha habido un jugador que aglutine y personalice el juego. La presencia de un futbolista al que darle siempre la pelota en los momentos de apuro o en los que cuesta destripar los partidos es otro rasgo que define a un equipo. Y ese jugador aún no ha aparecido

Cambio generacional

Para tratar de darle fluidez al juego parece que Del Basque se decantará por Cazorla como el jugador encargado de hacer de Xavi. "Tengo a Cesc, Busquets, Iniesta, Isco, Cazorla y Koke y cualquiera que eligiéramos lo haría bien porque solo hay pequeñas diferencias entre ellos", dice el el seleccionador. Del Bosque espera a un rival que defenderá con seis hombres que apenas perderán la posición en ataque. "Ojalá dominemos, tengamos el control y la paciencia para superar lo que nos van a plantear. Da igual que juguemos con uno o dos delanteros porque tenemos gente que también llega desde atrás", analiza el técnico español, que no cree que el hecho de que de los 23 convocados 17 estuviera en el Mundial signifique que se esté ralentizando el cambio generacional. "No nos fijamos si un jugador estuvo en el Mundial o no, solo si están jugando. Los que aún vienen juegan en grandes clubes y están a un gran nivel tanto físico como futbolístico. A los que no cambiamos es porque no vemos necesidad. No creo que seamos tímidos a la hora de traer nuevos jugadores", argumenta el seleccionador.

Los días previos al partido con Eslovaquia han estado copados por la resaca del no fichaje de De Gea por el Real Madrid. "Estamos en el momento clabve de esta fase de clasificación, todo elmundo es consciente y todo lo que ha sucedido, si es que ha sucedido algo, no va a influir en el desarrollo del partido. No hemos nada especial con los porteros", concluye Del Bosque.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información