Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un “bebé gigante” en Kazán

Miki Oca convoca a Paula Leiton, boya de 15 años del Terrassa, para defender el título en el Mundial

Paula Leiton, en el CAR de Sant Cugat. Ampliar foto
Paula Leiton, en el CAR de Sant Cugat.

Miki Oca, al regreso del torneo amistoso disputado en Siracusa, donde la selección femenina de waterpolo quedó segunda, ha decidido el grupo que llevará al Mundial que arranca el próximo día 24 en Kazán. En él destaca la presencia de dos jugadoras: Judith Forca, (19 años) zurda que milita en el CN Sabadell y, por encima de todo, la presencia de la boya del Terrassa Paula Leiton, que en abril cumplió los 15 y pasa por ser una de las grandes promesas del waterpolo español. “Si están en el grupo es porque se lo han ganado”, justifica el seleccionador español, que hace mes y medio citó a 18 jugadoras y que en esta última semana trabaja con 14 porque mantiene a tres porteras en la residencia Blume. La decisión, en cualquier caso, está tomada y se llevara a Kazán a Ester (CN Sabadell) y a Patri Herrera (CN Moscardó) si no hay lesiones. La gran perjudicada de la decisión final ha sido Clara Espar, hermana de Anna, una de los referentes del campeón mundial, que ha caído en el último corte. “No me lo han puesto fácil, al contrario. La competencia ha sido enorme”, reconoció el seleccionador. Lejos de la tendencia de los chicos, que apuestan por jugar sin boya y desde el perímetro, Oca se lleva a tres.

“Judith es talento, un tremendo brazo izquierdo, mucha valentía. Y más talento”, describe la capitana del equipo, Jennifer Pareja, de una jugadora que según sus compañeras está llamada “a liarla en el mundial”. Eso dice, por ejemplo, su compañera en el Sabadell Mati Ortiz. “Tiene un remate durísimo y una valentía excepcional en el juego”, reconoce Laura Ester, la portera de la selección y del Sabadell, donde entrena a diario con Forca.

El seleccionador también cuenta con el talento de la zurda Judith Forca, del Sabadell, de 19 años

“Judith tiene un par de narices y es zurda. La va a liar”, insiste Maica Garcia. La boya, cuando habla de Paula Leiton, se deshace en elogios: “Paula es un bebé gigante. Me recuerda mucho a mí cuando era pequeña”, describe Maica García, nominada como mejor boya del pasado Mundial celebrado en Barcelona, en verano de 2013, al hablar de una jugadora nacida el año 2000, que con 15 años alcanza 1 metro y 86 centímetros y pesa cien kilos. “Con 12 años estaba gordita, me recomendaron hacer natación y me vieron facultades para jugar a waterpolo. Me gustó y por eso juego”, dice Paula, para quien la convocatoria de Oca es poco menos que “un sueño”, y que, según confiesa, lo que más le gusta fuera de la piscina es “ir de compras”.

“Es una mole y un solete. Es muy mona. Tiene unas enormes ganas de aprender y está muy atenta a todos los detalles”, añade Maica. De hecho, durante el último mes y medio que ha trabajado con la selección ha recibido clases de posición, clases tácticas para mejorar su juego en zona. “Le piden que me haga caso y la pobre es obediente al máximo, lo que le dicen lo hace. Es una niña enorme, súper buena”, sostiene la boya del Sabadell. “Es muy trabajadora, con un físico excepcional”, añade Lorena Miranda, la boya suplente, que en los últimos tres años ha incrementado su influencia en el juego de la selección y que, como Paula, sabe que el referente absoluto del waterpolo mundial es Maica. “Cualquiera que juegue en nuestra posición se fija en ella”, admite la ceutí, que también estará en Kazán defendiendo el título que ganó con España en Barcelona.

Más información