Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina destrona a España en el Mundial de hockey patines

La Roja, que defendía título en Francia, fue goleada (6-1) por la selección albiceleste

Jordi Bargalló  disputa la bola a un jugador de la selección argentina durante la final. Ampliar foto
Jordi Bargalló disputa la bola a un jugador de la selección argentina durante la final.

La selección española de hockey patines ha descendido un peldaño después de sumar hasta 12 títulos consecutivos: siete campeonatos de Europa y cinco del Mundo. Ya subcampeona continental, se ha tenido que conformar también con ser subcampeona mundial tras perder por goleada la final contra Argentina, 1-6, en La Roche sur Yon (Francia). Los argentinos, cinco veces campeones, no ganaban el título desde que vencieron también a España en 1999 en el torneo disputado en Reus.

Argentina fue más equipo que España, jugó con mayor fluidez y efectividad. Ni siquiera el gol inicial de Jordi Bargalló, espléndido en un tiro a la cruceta, serenó al plantel de Paüls. A los argentinos les llevó poco tiempo remontar y plasmar su superioridad después de un excelente monólogo de Egurrola. La lluvia de remates acabó por vencer al Pulpo, el portero azulgrana, en su regreso a la selección. Lucas Ordoñez y David Páez, por dos veces, reflejaron la superioridad de Argentina antes del descanso: 1-3.

A menudo desorganizada, excesivamente individualista, siempre frontal, España no supo replicar el fino patinar del rival albiceleste, que estuvo mejor en el control, la posesión y el remate a pesar de ausencias significativas como la de Pablo Álvarez. La incomodidad española contrastaba con la seguridad y experiencia de Argentina, una selección que juega con los ojos cerrados.

No mejoró España después del descanso, sobre todo porque se precipitó en sus acciones, no maduró las jugadas y se expuso a menudo al contragolpe de Argentina. El único jugador español reconocible era Egurrola. No encontraba posiciones de remate Pedro Gil y solo desequilibraban las penetraciones de Jordi Bargalló. El partido se resolvió finalmente en dos faltas directas: falló Toni Pérez y, por el contrario, acertó Luis Ordoñez: 1-4.

Argentina todavía marcó dos goles más para remarcar su superioridad, 16 años después de ganar su último Mundial. Habitualmente vencedora en sus duelos con la albiceleste –ambos equipos habían protagonizado ocho de las seis últimas finales-, los españoles se quedan con 16 títulos después de 28 finales en 42 ediciones.