Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sevilla, a por su séptima final europea

El conjunto andaluz defiende un 3-0 en el feudo de la Fiorentina para estar en Varsovia con la duda de Sergio Rico o Beto en la portería

El portero Beto es la gran duda del Sevilla ante el Fiorentina. Ampliar foto
El portero Beto es la gran duda del Sevilla ante el Fiorentina. AFP

Un año después, el Sevilla quiere seguir haciendo historia en Europa. Tremendo lo del equipo andaluz, que tiene la posibilidad de clasificarse para su séptima final europea (cuatro de Liga Europa y tres Supercopas europeas). Todo, después de 11 años de grandeza que tuvieron su inicio en 2004, con la clasificación para la Liga Europa de la mano de Joaquín Caparrós. Nueve clasificaciones europeas seguidas (salvo la temporada 2012-13) que se han saldado con cuatro títulos europeos (tres torneos de Liga de Europa y una Supercopa de Europa) y tres participaciones en la Liga de Campeones. Un año después de jugar la final de Turín ante el Benfica, que ganó en los penaltis, el Sevilla busca una nueva final de la Liga Europa. No lo tiene demasiado complicado después de su exhibición en la ida, donde machacó a la Fiorentina (3-0).

“Tenemos máximo respeto por la Fiorentina”, indicó el presidente de la entidad, José Castro, algo molesto por los cantos de sirena que llegan desde la propia Italia y que colocan a su entrenador, Unai Emery, en las redes de un agonizante Milan. “Unai tiene un año más de contrato y ahora no cabe hablar de eso”, añadió Castro. Emery, que tiene muy cerca igualar la tercera final europea consecutiva que logró el mágico equipo de Juande Ramos, solo se centra en conseguir el pase a la final, aunque quiere un buen proyecto para la próxima temporada, ya que ganar la Liga Europa conllevaría disputar la Liga de Campeones. Y Emery quiere pelear, al menos, con el Atlético de Madrid y el Valencia.

Mientras se debate su futuro, Emery afronta el encuentro con una única duda, la de la portería. El joven Sergio Rico la viene defendiendo con solvencia, pero el titular, Beto, está recuperado de su lesión en el hombro. “Debemos mantener nuestro nivel competitivo. Es lo que nos ha traído hasta aquí”, proclama Emery, centro de atención en la previa. “Beto ha vuelto a tener problemas en su hombro. Vamos a valorar el estado físico de cada uno de los dos porteros sin adelantar quien va a jugar. Beto ha entrenado bien”, aclaró el técnico del Sevilla en torno a la gran duda que tiene a la hora de confeccionar el once inicial, aunque todo parece indicar que será Rico el que juegue en el vetusto Artemio Franchi, estadio de la Fiorentina. 

Solo pienso en las semifinales", afirma Emery ante el interés del Milan

“Para mí la eliminatoria está al 50% porque le tengo mucho respeto a la Fiorentina”, afirmó Emery, quien fue preguntado por su futuro en el banquillo del conjunto andaluz: “Estoy en Sevilla, muy contento en Sevilla y jugando unas semifinales europeas muy importantes”.

La Fiorentina, quinto clasificado de la Serie A, intentará la proeza de levantar un 3-0. El conjunto toscano ha pedido la ayuda de su afición e incluso Marcos Alonso, hijo de Marcos, ex jugador del Atlético de Madrid y el Barcelona, ha afirmado que el 3-0 es remontable tal y como le ha indicado su propio padre. Marcos era futbolista de ese Barcelona que en 1986 se coló en la final de la Copa de Europa después de superar un 3-0 ante el Goteborg en semifinales. Una noche gloriosa de Pichi Alonso (metió los tres goles) y una tanda de penaltis ganada luego propiciaron que el Barcelona se colara en la final de Sevilla ante el Steaua de Bucarest. Aquel día había un recogepelotas en el Camp Nou llamado Pep Guardiola.

La Fiorentina no ha conseguido en Europa un resultado que le sirva ante el Sevilla desde el 24 de octubre de 2013, cuando derrotó 3-0 al Panduri albanés en la fase de grupos de la Liga Europa de la pasada temporada.

A pesar de lo encauzada que tiene la eliminatoria, en el Sevilla recuerdan todavía la pasada semifinal frente al Valencia, cuando el equipo entonces dirigido por Pizzi superó el 2-0 de la ida al ir ganando en el minuto 90 por 3-0. Entonces, solo un gol de Mbia en el descuento permitió al Sevilla acceder a la final. “Por eso el respeto es nuestra máxima. Nos acordamos de Mestalla”, aclaró Coke.

En la otra semifinal, el Nápoles juega en Kiev ante el Dnipro con la misión de superar el 1-1 cosechado por los ucranianos en la ida. Los de Rafa Benítez siguen siendo favoritos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información