Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Le he pillado el gusto a defender”

Jordi Alba, tras la entrevista. Ampliar foto
Jordi Alba, tras la entrevista.

Por un rato a Jordi Alba (L’Hospitalet, 26 años) se le rompió el sueño de jugar en el Barça. En 2005, con la baja en el bolsillo, se buscó la vida en el Cornellà de donde le rescató el Valencia. Jugó cedido una temporada en el Nàstic y, de vuelta a Mestalla, Unai Emery le cambió la vida. Del Bosque se lo llevó a Polonia y, concentrado camino del triunfo en la Eurocopa, Zubizarreta le contrató para el Barcelona. Tras un año marcado por las lesiones, la bala de L’Hospitalet va como un tiro.

Pregunta. ¿Usted ha jugado en el Parque de los Bomberos?

Respuesta. ¿En el de L’Hospitalet? ¡Pues claro! De crío, muchas veces. Yo era de bajar a jugar a la calle.

P. ¿Ha cambiado mucho su barrio?

Gracias a Emery estoy en la selección y en el Barcelona"

R. No, en esencia no. Siempre ha sido un barrio de gente trabajadora que se busca la vida.

P. ¿Como usted en el campo?

R. Puede ser que a mi manera de jugar se traslade de dónde vengo, mis orígenes, y lo que me ha costado. llegar. En todas las ciudades seguramente hay barrios como el mío, pero tengo la sensación de haberme criado entre gente muy luchadora, que ha peleado para sacar adelante a sus hijos, darles unos estudios... Me enorgullece ser de L’Hospitalet.

P. ¿Sigue viviendo allí?

Messi ve el pase con la misma facilidad que el gol. Es el más completo que he visto”

R. Claro, pensé en irme a Barcelona, pero al final me quedé porque allí tengo a mis amigos, a mi familia, y pensé que para qué irme si, al final, iba a estar todo el día allí. Y ahí estoy, muy feliz.

P. ¿Le ha costado llegar más que a muchos?

R. No, llegar no es fácil para nadie, y al Barcelona menos. No tengo la sensación de que en mi caso haya sido más difícil. He dado muchas vueltas, eso sí. Tuve que buscarme la vida en el Cornellà, me fichó el Valencia y estuve un año en el Nàstic.

P. ¿Qué aprendió en Tarragona?

R. A vivir entre profesionales. Yo venía del juvenil y vivir con Casadesús, el que está ahora en el Levante, José Mari, Campano, Mingo, Redondo, gente de vuelta que venía de Primera fue una escuela. Al principio no jugué, pero al final, sí. Maduré mucho y volví al Valencia.

P. Por ello, ¿es especial enfrentarse al Valencia?

R. Sí, claro, siempre lo es. Y lo será. Como si juego contra el Nàstic. En el Valencia debuté en Primera y se lo debo casi todo. Apostó fuerte por mí en un momento difícil. Era un momento en el que no sabía qué iba a ser de mí, acababa de salir del Barça y vino a buscarme al Cornellà y apostó por mi fuerte.

P. En el Valencia, ¿Emery le cambió la vida?

R. Sin duda. Seguramente, ha sido el entrenador que más me ha marcado. Hubo muchas críticas cuando me puso de lateral, para mí y para él, pero siguió apostando. Tiene mérito. Tanto en el Valencia como en el Sevilla ha hecho grandes temporadas, es muy trabajador y apuesta por la gente que trabaja. Y no se casa con nadie. Es un tipo que da oportunidades. Gracias a él estoy en la selección y en el Barcelona. Si no me llega a cambiar de posición hoy no estaría aquí.

P. ¿Usted defiende o ataca?

R. A todos gusta más atacar que defender, pero yo me adapto a todo, aunque ahora me gusta defender más que antes. He aprendido. Me gusta. Le he pillado el gusto con el paso de los años. Al principio no me gustaba, sufría mucho, pero ahora no te cambio la posición por nada. Me gusta ser lateral.

P. Decía Juanfran que para atacar tienes un don pero para defender hay que ser muy listo. ¿Le da la razón?

R. Sí, claro. Cuando juegas en el Barça, en el Atlético o en la selección te enfrentas a los mejores y esa exigencia es muy grande. Has de estar muy concentrado. En ataque te puedes ir, en defensa el menor despiste es gol y quedas retratado. Tienes que estar pendiente de muchas cosas, más concentrado. Para mí es más comprometedor defender que atacar. Has de estar pendiente de muchas cosas. Pero el trabajo de los delanteros es fundamental.

P. ¿Entiende por qué tanta crítica a Iniesta este año?

R. Criticar a Andrés…. No lo he escuchado, pero si se critica a Andrés, de los demás ¿qué dicen? Me parece increíble porque, además, este año ha crecido. Defensivamente está aportando mucho más, igual la gente sólo valora la parte ofensiva, pero tampoco, porque cada vez que toca la pelota marca diferencia. No ha perdido capacidad de desborde, sino que ha ganado capacidad defensiva. Y te lo digo yo que lo noto.

P. ¿Me lo parece a mí o tiene buen rollo con Messi?

R. Tengo buen rollo con todos. Siempre me he llevado bien con la gente y con Leo es fácil entenderse, en el campo y fuera.

P. Da la sensación de que le busca, ¿han generado muchos automatismos?

R. No, pero le conozco y sé que en cualquier momento te encuentra. Contra el Atlético, nadie se esperaba que la iba a pasar, pero yo sabía que me vería. Vi mucho camino por delante y al final me la puso perfecta. Trato de ofrecer salidas a mis compañeros y Leo ve el pase con la misma facilidad que el gol. Es el más completo que he visto nunca. El que sea realista sabe que no hay nadie como Leo.

P. ¿Luis Enrique le frena o tiene el semáforo en verde?

R. Sin descuidar la tarea defensiva, tengo libertad, desde la responsabilidad. No me corto a la hora de subir.

P. Se las puede ver con Negredo, Paco Alcacer, Piatti, Rodrigo. ¿quién le resulta más complicado de ver delante?

R. Cada uno tiene lo suyo. Con Negredo, Paco y Rodrigo he coincidido en la selección, les conozco bien. Y contra Piatti he jugado bastante y sé que es complicado. No va a ser fácil. El Valencia tiene un buen equipo, valiente, están trabajando bien en defensa y son rápidos. Es un rival complicado.

P. ¿Es cierto que duerme mucho?

R. ¿Mucho? Es imposible dormir más. Puedo estar doce horas durmiendo. Me encanta dormir. Es muy sano.

P. ¿Y cuándo se va a sacar el carnet de conducir?

R. ¡Cuando me apetezca! Hombre, entiendo que es raro, debo ser el único futbolista mayor de 18 años sin carnet de conducir. Sí, debería sacármelo pero, bueno, ya lo haré.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información