Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Belmonte, a velocidad de crucero

Belmonte se cuelga su cuarto oro en Doha con un aplastante triunfo en los 400m libre

Belmonte, durante la final de los 400m libre. Ampliar foto
Belmonte, durante la final de los 400m libre. AFP

Pletórica e incontestable, a velocidad de crucero, Mireia Belmonte volvió a constatar en Doha que es la nadadora más en forma en media y larga distancia del campeonato mundial de piscina corta. Después de colgarse los oros en los 800 metros libre, 200 mariposa y 400 estilo, la española se colgó ayer su cuarta medalla del certamen en una prueba de elevada exigencia física, los 400m libre.

Lo hizo sin paliativos, con una superioridad aplastante de principio a fin. Desde las primeras brazadas y el primer viraje, a los 25 metros, la catalana no ofreció ninguna opción a sus contrincantes. Belmonte, plusmarquista mundial de la distancia con un registro de 3m 54,52s, logrado el año pasado en la Copa del Mundo de Berlín, paró el reloj en 3:55.76. No hubo opción para la joven holandesa Sharon Van Rouwendal (3m 57,76s) ni para la china Yufei Zhang (3m 59,51s).

El Mundial de Doha se celebra en una piscina que mide la mitad que una olímpica. Es una categoría inferior que parece hecha a la medida de la española. Con su cuarto metal, la de Badalona registró su nombre en el libro de honor al igualar la cosecha en piscina corta de la japonesa Masami Tanaka, la sueca Therese Alshammar, la zimbabuense Kirsty Coventry y la holandesa Marleen Veldhuis.

Belmonte, tras su triunfo en la prueba de los 400m libre. ampliar foto
Belmonte, tras su triunfo en la prueba de los 400m libre. EFE

En el vaso de 25 metros, entre turbulencias y giros rápidos, Mireia se mueve con la dinámica de una anguila. Vencido el miedo al dolor y a los límites físicos a base de los entrenamientos tortuosos de su técnico, el francés Fred Vergnoux, ahora su barrera es psicológica.

A sus 24 años, Belmonte es la mejor en piscina corta. Su éxito en Doha demuestra que su ciclo de preparación para los Mundiales de Kazán, el próximo mes de julio, va por el buen camino. En Rusia, sin embargo, se medirá en la piscina de 50 metros a las más fuertes. Y en este terreno, con su marca actual en el 400 libre de la categoría olímpica (4m 03,84s), no le daría ni para colarse entre las finalistas. Ahí reside el reto.

Pero antes, uno nuevo en Doha. Este sábado, Mireia aspira a su quinto oro en la prueba de 200m estilo. En el caso de lograr la hazaña, la catalana igualaría a la china Le Jingyi y a la australiana Lisbeth Lenton, que consiguieron ese número de medallas en un mismo campeonato. La empresa, no obstante, se antoja complicada. En esta prueba se batirá con la húngara Katinka Hosszu, una esprínter que contabiliza ya tres oros y desea coronarse también como reina de la cita.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información