Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Athletic evalúa su autoestima

Más de 3.000 aficionados arropan al equipo rojiblanco a pesar de su crisis de juego y resultados

Ernesto Valverde, dando instrucciones a sus jugadores. Ampliar foto
Ernesto Valverde, dando instrucciones a sus jugadores. AFP

Por más que la historia, la filosofía, la actitud y los aficionados (más de 3.000 en Oporto) le reivindiquen, el Athletic afronta el tercer partido de la Champions (20.45 horas, Canal+Liga de Campeones) en pleno via crucis. La cruz de la Liga le pesa, cinco puntos es poca esponja para tanto sudor frío, y un punto en la Liga de Campeones tiene más de vinagre que de mercromina en la herida. El Oporto mide este martes el estado de los defensas rojiblancos, el nivel inmunológico para vencer el virus de la tristeza y la infección de su autoestima. Como explica el manual de autoayuda, el siguiente partido es el momento idóneo para vencer la depresión. El día siguiente es el único que puede vencer el día anterior. Y en ese debate repite cada semana el Athletic su mantra: "somos los mismos del año pasado”, “no se nos ha olvidado jugar al fútbol”, “el entrenador es el mismo ídolo de la pasada temporada”, “lo mejor es un gran rival y un gran partido para remontar el vuelo”. Hace muchas décadas que el fútbol no renueva su literatura: “11 contra 11”, “no hay enemigo pequeño”, la piel, el campo, la actitud, el pasado, el futuro.

Jugamos contra un grande y no tenemos secretos porque en el fútbol no hay secretos", aseguró Valverde

Pero el Athletic se juega en el Estadio do Dragão su futuro en Europa, donde una derrota casi le caduca su pasaporte en la Champions, donde los visados de la Liga no están caducados pero resultan bastante ilegibles para la aduana del fútbol europeo. Y todo frente al Oporto de Lopetegui, el líder del grupo. Desde agosto, el Athletic se pregunta qué le pasa: unos apelan al sistema, otros al estado físico, otros al infortunio, los más a la sobrecarga psicológica de la competición, algunos a la imposibilidad del equipo para mantener dos años de luces fluorescentes, a la estrecha profundidad de su plantilla... Nada es verdad ni es mentira.

Todo menos la soledad. En Oporto, más de 3.000 rojiblancos le apoyarán desde la grada en su primera movilización de la temporada. “Eso es algo muy importante en el Athletic. Nosotros nos alimentamos de sensaciones y a fin de cuentas jugamos para ellos”, afirmó este lunes Valverde. No pudo ser en Borisov por la lejanía y la carestía del viaje y Ucrania, en el último partido del grupo, no parece un destino apetecible. Por ahí es por el único flanco por el que no flaquea el Athletic. La fe, siempre en el equipo bilbaíno, supera a sus obras. No es una cuestión de euforia sino de felicidad.

Hay grandes preguntas y pequeñas respuestas, como resumir en 30 líneas ‘Guerra y paz’

El camino previsto se ha enfangado. Oporto, Athletic y Shakhtar eran los indicados para luchar por dos plazas en octavos, dejando para el tercero la Liga Europa. El BATE Borisov, gracias al Athletic, ha puesto un stop en la carretera comarcal. Por eso para el equipo de Valverde es crucial ganar en Oporto. 22 han sido los elegidos para darles la tarjeta de embarque, aunque al final jugarán los señalados para la gloria o el fracaso. El gol es la asignatura pendiente, algo reservado casi para Aduriz con todo lo que supone encomendarse al cielo y que luego llueva.

Hay grandes preguntas sobre los rojiblancos y pequeñas respuestas, algo así como que te pidan un resumen de 30 líneas de Guerra y paz. “Jugamos contra un grande y no tenemos secretos porque en el fútbol no hay secretos”, aseguró Valverde, quien auguró algunos cambios “porque nosotros necesitamos jugar al cien por ciento y eso es imposible utilizando solo 11 jugadores”. El Oporto también suele variar cinco jugadores de una competición a otra: “Eso es una ventaja para ellos, poder cambiar medio equipo y que el colectivo no se resienta”. Valverde reducirá los cambios a dos o tres (Gurpegui, Iraola y, quizás, Muniain). Tampoco el armario tiene muchos más trajes de gala.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información