Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Orenga y el equilibrio de las torres

La lesión de Pau revela la desventaja de que Ibaka y Felipe entren poco en la rotación

Ibaka con el senegalés Dieng Ampliar foto
Ibaka con el senegalés Dieng

"Estaremos todos y estaremos bien. Es de los partidos que aunque estés cojo o manco no te quieres perder nunca", señaló Orenga en la víspera de jugarse los cuartos con Francia cuando le preguntaron sobre las particulares circunstancias de los hermanos Gasol y su presencia en la pista este miércoles. El seleccionador español despejó así las cuestiones sobre el viaje de Marc a Barcelona para asistir al nacimiento de su hija Julia — "motivos personales", dijo el técnico sin concretar—, y el estado físico de Pau —"unas molestias", apuntó sin detallar—. España llega al antepenúltimo escalón de su ascensión con la tranquilidad de su contundente recorrido y la inquietud por la salud de su pilar principal.

"Pau tiene molestias en un abductor, no sé exactamente el qué", dice el seleccionador

"Está mejor. Ayer continuó con su tratamiento, haciendo cositas, y algo de tiro. Esperamos que esté perfecto o casi perfecto. Jugará con molestias, como casi todos a estas alturas, pero no hay ningún riesgo", dijo después Orenga, en la primera explicación pública que se ofrecía sobre el estado físico de Pau desde que el sábado pasado evidenciara problemas durante el partido ante Senegal.

Tres días más tarde y después de que el propio jugador fuera desgranando ante los medios enigmáticos mensajes sobre su estado —"tengo una pequeña lesión, pero espero estar a tope ante Francia", dijo el martes—, el seleccionador ofreció un sucedáneo de parte médico ante la insistencia de la prensa y para mitigar el ocultismo. "Pau tiene molestias en un aductor, no sé especificar exactamente el qué. Pero no es una lesión que se vaya a agravar si juega, ni mucho menos. Hemos tenido la suerte de contar con estos días de descanso para recuperar", fueron sus palabras.

"Sé que Felipe está preparado y que está acostumbrado a jugar así en el Madrid"

Tras el partido de octavos, en las galerías del Palacio de los Deportes se mezclaron las declaraciones fatigadas de Pau con las palabras reivindicativas de Felipe Reyes, agitando el debate sobre el reparto de minutos en la rotación interior de España. "Es lo que hay. Me gustaría jugar mucho más porque hay muchos partidos y se puede sacar espacio para todos, pero el entrenador no lo considera oportuno", soltó el capitán del Madrid tras firmar 11 puntos y 4 rebotes en poco más de 12 minutos. Una contusión en un gemelo y una contractura en los isquiotibiales impidieron a Felipe e Ibaka participar en el estreno mundialista ante Irán y, desde entonces, su participación en el equipo ha perdido pujanza. Ambos han cedido dos minutos de media en pista con respecto a los ocho partidos de la fase de preparación. Pau, que llevaba desde marzo sin jugar dos partidos consecutivos y llegó a la concentración con más descanso que nadie y que nunca, 98 días, solicitó al seleccionador una intensa puesta a punto para llegar bien rodado a la competición, y desde el primer amistoso su presencia en la pista ha rondado los 25 minutos de media. Sólo ante Egipto bajó de 20 (19m 14s).

Marc es el que más juega y encabeza la rotación de pívots con 26,2 minutos por partido; le siguen Pau con 25,7, Ibaka con 18,2 y Felipe con 9,4. El reparto más desequilibrado entre los jugadores interiores de los rivales de España en la primera fase, que reaparecen ahora en cuartos y semifinales (Francia, Serbia y Brasil). Sólo el serbio Nemanja Bjelica juega más que los Gasol (27,5), y nadie juega menos que Felipe. El madridista sólo ha participado en ocho de los 20 cuartos en los que estuvo disponible para el seleccionador y sólo ante Egipto saltó a pista antes del descanso. "Ya me gustaría a mí que los partidos tuvieran 90 minutos como en el fútbol en lugar de 40, así podrían jugar todos más. Quizá se puede repartir algo mejor, pero no podemos estirar los minutos. Yo sé que Felipe está preparado y cuando necesitemos su aportación la tendremos como ante Senegal, que hizo un gran partido mientras estuvo en la pista. Está acostumbrado a hacerlo así también en el Madrid", valoró Orenga. En EE UU, el más utilizado es Kyrie Irving (23,2 minutos) y entre sus pívots sólo Faried (21,5) y Davis (20,5) superan los 20 por partido.

El jugador de los Bulls llegó con más descanso que nunca: 98 días

Solo el serbio Bjelica juega más minutos por partido que los hermanos españoles

La lesión de Pau ha revelado la desventaja de la presencia casi constante de los Gasol en pista, incluso con el partido resuelto. España ha afrontado los últimos cuartos de sus seis partidos en el torneo con una ventaja media de 19 puntos, nunca inferior a los 15 y, en esos tramos finales, Pau ha sumado más de 16 minutos en su cuentakilómetros. "Les quité porque, con el partido decidido, la pelea que fueran a dar quizá la necesitemos más adelante", dijo el seleccionador de Brasil, Rubén Magnano, cuando le preguntaron, tras la derrota ante España, por la suplencia de Hilario, Barbosa y Splitter en el tramo final del choque. "Llegamos físicamente bien, insisto. El bloque gordo de seis partidos en ocho días lo hemos solventado con un buen reparto de minutos. La carga no es como en otros campeonatos cuando hay jugadores que están en los treinta y pico minutos por partido, como pasa en esos equipos que tienen sólo dos o tres jugadores importantes", argumenta Orenga, contento con su gestión. "Aquí somos 12 y cada uno tendrá su momento cuando sea necesario". Francia, sin Noah, Ajinca, Seraphin ni Mahinmi en su repertorio de altos, mide la robustez y el equilibrio de las torres españolas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información