Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Plenipotenciaria Holanda

Los ‘oranje’ derrotan con suficiencia a una inofensiva Chile y pasan a octavos

La productividad de los jugadores de Van Gaal eleva la media anotadora al índice de México 70

La estadística asegura que la media goleadora del Mundial de Brasil es la más alta desde la famosa Copa de 1970. Una vez disputados la mitad de los partidos, el promedio era de 2,94 tantos, cifra a la que han contribuido los cinco goles que Holanda le marcó a la campeona España. Aunque la media seguramente disminuirá en las próximas jornadas, no será seguramente por culpa de la propia Holanda, que despachó a una inofensiva Chile en São Paulo con dos goles de dos futbolistas suplentes: Fer y de nuevo Memphis Depay

 Nada hizo el equipo de Sampaoli para ganar y ser primero de grupo. No supo atacar a Holanda, una selección mucho más versátil, bien puesta, llena de recursos y con futbolistas nuevos interesantes como los propios Fer y Depay. Van Gaal mueve bien al equipo y al banquillo, se maneja con facilidad con los dibujos y le queda tiempo para polemizar con la FIFA por los arbitrajes y un calendario que, según denuncia, beneficia a Brasil.

Aunque vestida de oranje y dispuesta a partir del clásico 4-3-3, Holanda salió a la cancha más relajada que Chile, agitada por los movimientos de Alexis e impulsada desde atrás por Medel. A los muchachos de Sampaoli les gusta presionar y los de Van Gaal prefieren correr, juegue quien juegue, incluso cuando el entrenador refresca la alineación con futbolistas como Kuit, Lens y Wijnaldum y no tenga por sanción al goleador Van Persie. Jugó Holanda sin un 9 clásico y con dos centrales, no con tres, como ocurrió contra España y al inicio del encuentro con Australia, cuando se desplegó a partir del tan cacareado 5-3-2.

Holanda defendió fuerte y atrás en busca del campo abierto o de rebanar una pelota, de encontrar en una transición a Robben, punto final del equipo, poco preciso contra Chile. Tampoco tenía profundidad Chile. Ausente el omnipresente Vidal, disponer de la pelota le servía de muy poca cosa, así que hasta los cambios el partido no tuvo vida, falto de fútbol, de ocasiones. No había más interés que contemplar las conducciones atléticas de Robben.

A veces no hubo más interés que contemplar las conducciones de Robben, punto final de la 'oranje'

Hubo una, de campo a campo, en la que el delantero del Bayern eliminó hasta a cinco defensas para acabar con un remate cruzado a la izquierda de Bravo. Nadie pudo detener a Robben, ni siquiera Medel, cierre en una zaga de cinco futbolistas. A Chile le cuesta llevar la iniciativa, ser protagonista con el balón, y más contra la peligrosa Holanda, vulnerable solo en la estrategia, como se constató en un par de remates de Gutiérrez.

El encuentro solo se agitó a balón parado y después de los muchos cambios, que jugaron de nuevo a favor de Holanda. Marcó Fer de un estupendo cabezazo a la salida de un córner, se abrió Chile con Valdivia en busca del empate y a la contra tomó un segundo tanto, obra de Depay.

A Chile, estéril en ataque y vulnerable en defensa cuando se destapó en un 4-3-3, solo le quedó el consuelo de reclamar un penalti de Blind después de un error de De Jong. Mandan los oranje en la sala de prensa y en la cancha, después de un pleno de nueve puntos, y se dejan ver en una calle tomada sobre todo por brasileños y argentinos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información