Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alonso: “Si dijera que pelearemos por el podio, mentiría”

Ferrari desembarca en Montmeló con el tercer puesto del asturiano en China como impulso

Fernando Alonso se hace un autorretrato con el móvil ante cientos de aficionados en el Circuito de Barcelona, en Montmeló. Ampliar foto
Fernando Alonso se hace un autorretrato con el móvil ante cientos de aficionados en el Circuito de Barcelona, en Montmeló. EFE

El Mundial de fórmula 1 desembarca este fin de semana en España, primera cita del calendario europeo después de una gira que arrancó en Australia a mediados de marzo y que ya ha pasado por Malasia, Bahréin y China. Los equipos han tenido tiempo de rearmarse y analizar con detalle todos los datos recopilados, y no existe mejor termómetro que el circuito de Montmeló para poner a prueba las conclusiones de unos y otros. De cualquier forma, parece improbable que la victoria se la lleve alguien que no viaje a bordo de un Mercedes, bien sea Nico Rosberg, el líder del campeonato, o Lewis Hamilton, ganador de las tres últimas pruebas. Aislando la esperada superioridad de los bólidos plateados está por ver qué deriva seguirá Red Bull y, sobre todo, Ferrari.

En la escudería energética se están dejando los cuernos para tratar de conseguir que Sebastian Vettel se acomode en su RB10, y el alemán dispondrá de un chasis distinto —el que empleó en la pretemporada. En la estructura de Maranello, por otro lado, todo gira alrededor de optimizar el rendimiento del F14T: trabajan a destajo para que los distintos componentes de la unidad de potencia se entiendan mejor entre ellos, al margen de las mejoras aerodinámicas que ya estaban previstas. En ese sentido, en Maranello se recurre a la tercera posición que Fernando Alonso logró en China hace tres semanas como fuente de inspiración e impulso, pero no de presión.

Ferrari será nuestra principal amenaza en la lucha por el título, Alonso es un monstruo de las carreras"

Toto Wolff, director de Mercedes

“No podemos comenzar el fin de semana pensando en el podio o en ganar, eso crearía falsas esperanzas. No estamos en condiciones de decir que pelearemos por ello. Si lo dijera en estos momentos probablemente mentiría y no quiero hacer eso. Aunque está claro que repetir el resultado de Shanghái sería increíble”, comentó este jueves Alonso, que actualmente ocupa la tercera posición en la tabla, a 38 puntos de Rosberg. Una de las cosas que más perturba al español es que se creen falsas expectativas a su alrededor, algo que ha ocurrido muy a menudo desde que en 2010 fichó por Ferrari.

En estos cuatro años, el asturiano ha peleado por la corona hasta la última cita del curso en dos ocasiones (2010 y 2012), pero en ambos casos con un monoplaza sensiblemente mejor que el de su contrario (Red Bull). “Hemos traído algunas mejoras pero nada del otro mundo. Probablemente, las características de la pista sean nuestra mejor ayuda. Tenemos el potencial para rebajar la diferencia que nos separa de Mercedes pero hay que ir dando pasos; no es algo que se consiga de una carrera para otra. Esperemos recuperarnos antes de que sea demasiado tarde”, abundó el ovetense.

“Creo que Ferrari será nuestra principal amenaza en la lucha por el título porque, junto con nosotros, ellos son los únicos que diseñan y fabrican todo el coche en su casa. Además está Alonso, un monstruo de las carreras que puede conseguir cualquier cosa”, consideró por la mañana Toto Wolff, director de Mercedes. “Que nos tengan en cuenta es bueno, es señal de respeto”, respondió Alonso, que hace un año logró en este mismo escenario, rodeado de su gente, su última victoria. Aquel domingo todo parecía bien encaminado y, sin embargo, el desarrollo del F138 se quedó clavado, bien fuera por la poca eficacia del departamento técnico o bien por la influencia que tuvo el cambio de neumáticos que se implantó sobre la marcha.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información