Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Turín exige un sacrificio español

El Sevilla se siente favorito ante un Valencia que se juega toda la temporada a una carta

Los jugadores del Sevilla, durante el entrenamiento de ayer.
Los jugadores del Sevilla, durante el entrenamiento de ayer. AFP

La copa de la Liga Europa presidió la rueda de prensa del entrenador del Sevilla, Unai Emery, en la sala de prensa del Ramón Sánchez Pizjuán. Un título saboreado por la entidad andaluza en 2006 y 2007. También por el Valencia, en 2004. “En un 25% de posibilidades esta Copa es nuestra”, bromeaba Emery antes de analizar la ida hoy (21.05, Cuatro) de un duelo que deparará un finalista español en Turín el próximo 14 de mayo —Benfica y Juventus juegan la otra eliminatoria—. La Liga Europa se ha convertido en la tabla de salvación del Valencia y ha disparado la ilusión del Sevilla, que reverdece los laureles de la pasada década.

El equipo andaluz está disparado. En Liga, ha ganado 10 de los últimos partidos y quiere la cuarta plaza, que disputará al Athletic el próximo domingo en San Mamés. En la Liga Europa, donde lleva compitiendo desde el 1 de agosto, ha alcanzado las semifinales después de remontar en dos eliminatorias de alto rango emocional y deportivo frente al Betis y el Oporto. Todo es ilusión en el Sevilla, que recuerda al equipo campeón de Juande Ramos. Un conjunto bien dirigido por Emery, con figuras emergentes como Bacca, Vitolo o Gameiro, mientras que otros como Rakitic se exhiben en su madurez. Además, en el Sevilla sienten que su actual estado de forma le hace ser favorito ante el Valencia. Bacca será el único delantero de un equipo fuerte en el centro del campo con el doble pivote compuesto por M’Bia y Carriço. Alberto Moreno, recuperado, ha entrado en la lista de convocados. Siempre que ha llegado a una semifinal en este torneo acabó ganando el título.

El grupo valenciano logró el título en 2004; el sevillano lo celebró en 2007 y 2007

En el Valencia, la Liga Europa se ha convertido en la tabla de salvación de una temporada hasta ahora muy caótica. Juan Antonio Pizzi relevó a Djukic con la intención de meter al equipo en competición europea y el objetivo solo podrá conseguirlo a través de un torneo donde el Valencia ha mostrado sus mejores credenciales. La remontada ante el Basilea en los cuartos de final (3-0 en la ida y 5-0 en Mestalla) ha sido el mejor acto de un equipo que se ha puesto en manos de la eficacia de Paco Alcácer. El buen rendimiento del joven delantero es una de las escasas noticias positivas de la temporada. Junto a él, el buen juego mostrado por Parejo, líder en el centro del campo. Buena parte de las opciones del Sevilla pasan por desactivar al centrocampista, algo en lo que se aplican todos los equipos que se enfrentan al Valencia.

De esa zona desaparece Javi Fuego, que será central ante la baja de Costa y el mal momento de Senderos, fichaje de invierno que no ha cuajado de la forma deseada. En la portería estará el irregular Guaita por la lesión de Diego Alves, con quien Emery coincidió en Almería y Valencia. Con el club en pleno proceso de venta, que podría concretarse la próxima semana, el título de la Liga Europa convertiría en muy buena una temporada que se define hasta este instante por las sombras más que por las luces.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.