Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Copa recupera todo su esplendor

Los cuatro primeros de la última Liga se disputan desde hoy unas semifinales que permitirán examinar la pujanza del Atlético, las dudas del Madrid y el Barça, y el descaro de la Real

Miranda del Atlético, Diego López y Xabi Alonso del R.Madrid y durante la final de Copa del Rey de la temporada pasada. Ampliar foto
Miranda del Atlético, Diego López y Xabi Alonso del R.Madrid y durante la final de Copa del Rey de la temporada pasada. AFP

Los cuatro mejores equipos de la pasada Liga se cruzan desde hoy en las semifinales de Copa, señal inequívoca de que los grandes ya no son selectivos al fijar sus metas. La Copa ha dejado de ser cosa menor, ahora no está de más ni supone un engorro para los equipos de altos vuelos. En su batalla sin cuartel, Barcelona y Madrid no se pueden permitir conceder ventajas. A ellos se suma el Atlético, un clásico de nuevo en esplendor que ha forjado su regreso a la cima en torneos de eliminatorias, fueran nacionales o europeos. Como cuarto en liza, la Real Sociedad, otro club en alza. Un dato lo corrobora: hacía 26 años que el conjunto donostiarra no alcanzaba las semifinales.

Fue precisamente la última final copera la que confirmó con mayúsculas la resurrección del Atlético. Si durante años fue una maría para el Madrid, aquella victoria en el Bernabéu solo fue el preludio de su nuevo asalto el pasado mes de octubre, cuando repitió el triunfo. El Atlético, líder en la Liga tras 18 años y a un partido de batir su récord de 23 duelos consecutivos sin perder —no lo hace desde el 19 de octubre del pasado año, en Cornellà—, atemoriza como antes de su zozobra tras el doblete. Ni así cambia Simeone su piel de cordero: “Nadie me va a hacer creer en lo que no quiero. Tenemos la humildad de interpretar bien las cosas; ellos tienen un gran equipo, nosotros competimos bien”.

En Valdebebas, Ancelotti, que por una vez publicitó su entrenamiento, con Bale y Coentrão de titulares en detrimento de Jesé y Marcelo, dijo haber tomado nota de su último reto con los colchoneros. “Vamos a jugar de otra forma, ahora somos más equilibrados”, dijo el italiano en referencia al medio campo, donde cree haber encontrado mayor cohesión con Di María y Modric como escoltas de Xabi Alonso. En el azote con el Atlético el pasado mes de septiembre se alinearon Khedira e Illarra, con Isco y Di María por los costados.

El Real Madrid y el Barça destilan ciertas dudas por sus últimos partidos

En Barcelona, tras el tropiezo con el Valencia del pasado sábado, Martino afirmó sentir la misma presión antes y después del traspié. “El desconcierto empieza por algunas dudas tácticas”, subrayó el técnico argentino, confiado en que el patinazo fuera coyuntural, no estructural. A la espera del verdadero diagnóstico, el Barça destila otras incógnitas. Una por encima de todas: el papel de Messi. ¿Aún no está del todo en plenitud o ha decidido pasar de goleador a asistente, cambiar el nueve por el diez? La Pulga ya no marca con tanta fluidez y en sus últimos capítulos predominan las asistencias. Messi ha dado un paso atrás, pero su equipo no parece del todo reconfortado. “Leo se siente importante en otra faceta del juego, como habilitar de cara a gol o juntar a cinco rivales para que un pase suyo habilite a un compañero, pero depende mucho de cómo lo siente él. Me parece interesante para él y para el Barça”, apuntó Martino.

En el Camp Nou, otro foco de interés estará en las gradas. Por mucho que al Barça le hayan tocado los partidos de Copa a las diez, lo cierto es que la afluencia al estadio ha caído de forma notable desde hace semanas. Contra todo un Valencia, en Liga y a las cuatro de la tarde, apenas media entrada.

La Real Sociedad, por su parte, ha logrado en la Copa el recorrido que no tuvo en la Champions. Tras pagar su novatada europea, el equipo ha despegado en la Liga y se ha plantado en la semifinal copera. Se trata de un equipo jovial, fresco, con una estupenda interpretación del contragolpe, con gente tan desequilibrante como Vela y Griezmann. Sin embargo, le cuesta manejarse a la sombra, cuando le enjaulan en su área fuera de casa. Una sangría ante los de cabeza: 5-1 recibió en el Bernabéu y El Madrigal; 4-1 en el Camp Nou y 4-0 el domingo en el Calderón. “Tenemos que ser más agresivos, hacer más faltas, incordiar más”, analizó ayer Arrasate, que descartó para la cita de hoy a dos jugadores de ataque —Castro y Agirretxe— e incluyó en la convocatoria al recién llegado Canales.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información