Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pirlo y Pogba reparten golazos

Llorente destapa la goleada del Juventus ante un Nápoles sin respuesta (3-0)

Pirlo, tras marcar al Napoles. Ampliar foto
Pirlo, tras marcar al Napoles. AFP

"Un altro capolavoro (otra obra de arte)", se inflaba la cuenta de twitter del Juventus ante el 3-0 de su equipo, un empalme de Pogba desde unos 35 metros que batió a Reina antes de pegar en el palo. Tras recibir el balón de espaldas, el joven mediocentro francés lo levantó picadito y voleó con el exterior del pie derecho mientras giraba su cuerpo para acompañar el golpeo. Una maravilla sumada a otra poco anterior. La folha seca de falta de Pirlo. Desde la frontal, Pirlo burló a la barrera por arriba y la pelota cayó con violencia por la escuadra izquierda del meta español. El tercer tanto en esta Liga de Pirlo, un maestro en el lanzamiento de faltas, un estudioso que analizó durante semanas la metodología en el golpeo de Juninho Pernambucano, el brasileño de tantos años en el Olympique de Lyon. El secreto, descubrió Pirlo, estaba en pegarle al balón con tres dedos del empeine. Lo clavó durante años. 

Y alrededor de Pirlo, el Juventus va poco a poco pareciéndose al campeón de los dos pasados scudetti. Sin alardes, aunque recuperando parte de la intensidad de los dos cursos anteriores. Y el protagonismo de sus jugadores clave. Anoche fue Buffon: el capitán respondió con reflejos juveniles a tres disparos del pequeño Insigne. Este fue el único en la delantera napolitana con desborde para encararse a Buffon. El Nápoles no aguanta el ritmo de los primeros meses. Ha caído en sus dos salidas de más peso. También frente al Roma (2-0) en el Olímpico. El cuadro de Benítez se queda tercero en la tabla, a tres puntos de los bianconeri y a cuatro del Roma.

Salvo Insigne, mucha impotencia napolitana ante una Juve metida sin rubor en su campo en el segundo tiempo. Se dio por satisfecha tras el arranque voraz de la primera parte, con el premio del gol de Llorente en el minuto 2, en posición, eso sí, de fuera de juego. Pero va sumando el delantero riojano, todavía lejos de su mejor estado de forma. Interviene poco, aunque está siendo decisivo. Dos goles en la Liga y otros dos, ante el Madrid, en la Liga de Campeones. Anoche, Conte lo mantuvo en el campo hasta el minuto 87. Va sintiéndose importante, cada vez más confortable en su mezcla con Tévez, cada vez más cerca de lo que le pide Antonio Conte. La hinchada juventina ya le llama cariñosamente Il Re Leone.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información