Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Caja Segovia, forzado a retirarse de la élite del fútbol sala

Sin Caja Segovia, integrada en Bankia, el club no logra cubrir su presupuesto, de 800.000 euros

Se mantendrá en Segunda para evitar la desaparición

Los jugadores de Caja Segovia celebran un gol ante el Burela
Los jugadores de Caja Segovia celebran un gol ante el Burela LNFS.es

Un histórico del fútbol sala se despide del máximo nivel. Tras 32 años de historia y haberse proclamado campeón continental y mundial en 2000, el Caja Segovia ha retirado su inscripción en la Liga Nacional después de no haber encontrado patrocinador antes del plazo límite, que expiraba el martes 9 de julio a las 14.00. Jugará la próxima temporada en Segunda para que el club "no desaparezca definitivamente", según un comunicado de su página web.

La integración en Bankia de Caja Segovia, cuya obra social sufragaba entre el 40 y el 50% del presupuesto, ha obligado al club a realizar constantes ajustes presupuestarios en las últimas temporadas. Hace un año ya atravesó una situación crítica. La Junta Directiva estimaba en 800.000 euros el capital mínimo necesario para continuar con el proyecto. El club lanzó el lunes un mensaje de urgencia para recabar, principalmente de las instituciones públicas, los 47.000 euros necesarios para formalizar la inscripción.

El club sobrevive, “a la espera de tiempos mejores”, según ha confirmado Rafael Encinas, su presidente, en declaraciones a la Cadena SER recogidas por Europa Press. En ellas ha agradecido los apoyos recibidos en las últimas horas, en las que empresas dedicadas a la búsqueda de financiación han llamado a la puerta del club.

Final de la Copa de Europa de 2000 entre Caja Segovia y BNL Roma

En 2000, antes de que el deporte español conquistase sus cimas más altas, el Caja Segovia reinaba en el fútbol sala: ganó la Copa de Europa, disputada en Segovia, y la Intercontinental, en Rusia. Esa generación, con jugadores como Orol, Marcelo Serpa, Riquer y el portero Luis Amado, ya había ganado la Liga en la temporada 1998/99 y tres Copas de España consecutivas entre 1998 y 2000.

La fábrica segoviana ha formado a grandes talentos, pero no ha podido competir con presupuestos superiores por mantenerlos: figuras como Daniel Ibañez, que fichó por el actual Inter Movistar, Igor, Lin o Christian, todos ellos integrantes del Barça Alusport. El Caja Segovia disputó la final de la Liga en 2011 después de acabar sexto en temporada regular y forzó un quinto y definitivo partido al Barça en el Palau. La pasada temporada, tras acabar cuarto, el club catalán le derrotó por 2-1 en las semifinales.

En una ciudad como Segovia, sin ningún club en las tres principales categorías de fútbol o baloncesto, el fútbol sala se convirtió en el corazón del deporte. Tras tres décadas de emociones y muchos recuerdos, su latido se pierde en la distancia, pero su corazón, roto en mil pedazos, aún espera que un marcapasos le devuelva el equilibrio.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información