Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Es cuestión de confianza”

Ochotorena, entrenador de porteros de la selección española, resume el duelo entre portero y lanzador desde la línea de penalti

Casillas charla con Ochotorena antes del partido ante Portugal.
Casillas charla con Ochotorena antes del partido ante Portugal.

“Lo de conocer a Pepe y Cristiano es una ventaja… El día a día te da mayor conocimiento y a nadie conoces mejor que a los compañeros de tu equipo, pero al final, no tiene por qué. Ellos saben que tú sabes y tú sabes que ellos saben y ahí empieza la pelea”, asegura José Manuel Ochotorena, entrenador de porteros de la selección española, que resume la esencia del duelo en la tanda de penaltis al decir: “Es una lucha entre el yo y las circunstancias”.

Influye mucho el factor emocional y el ambiental”

A Ochotorena la experiencia le remite a Estambul, a la final de la Champions de 2005 en la que Liverpool y Milan llegaron a la tanda de penaltis empatados a tres goles. Ganaron los reds, donde trabajaba Ochotorena con Dudek a las órdenes de Benítez. Luego, en 2008, vivió junto a Iker la gran noche en Viena en la que el portero de Móstoles paró dos tiros y España llegó a la semifinal. Como resposable de los porteros tiene analizados cientos de lanzamientos de los posibles rivales de España en esta Eurocopa, aunque Iker ni pide ni le gusta tener excesiva información. “Es muy intuitivo”, le reconoce. “Y, evidentemente, le va bien”.

En las imágenes del partido, antes de la tanda, se observa cómo todos los españoles acuden a abrazar y besar a Iker, a animarle. Hasta que apareció Ochotorena y lo aisló un poco. “No, no le dije nada especial: ‘Todo irá bien’. Algo así, para que cogiera confianza. Pretendía que estuviera tranquilo y que se concentrara. Es un momento muy personal”, explica. El vasco entiende que Iker se quitara el vendaje de las muñecas y el calentador que usa bajo los pantalones. “Al final, buscas confianza y seguridad. Después de 120 minutos, debió preferir jugar solo con pantalones”. Recursos de seguridad que utilizan todos los porteros. En la Eurocopa 2004, Ricardo, entonces portero de Portugal, se enfrentó a los penaltis que eliminaron a Inglaterra… sin guantes. “No has de blocar, basta con rechazar el balón… lo puedo entender”, dice del caso.

“Es una lucha entre el yo y las circunstancias”

Según él, que fue portero del Madrid, del Valencia y de la selección, la presión en los penaltis la siente tanto el que lanza como el que para, con una diferencia: el portero siempre es el mismo. “Influye mucho el factor emocional y el ambiental”. Lo de menos es, seguramente, el golpeo en sí. “Lo trascendental es tener la confianza de que lo vas a meter. Si anímicamente no estás preparado, difícilmente lo vas a meter”. Por eso, el cuerpo técnico dejó que fueran los jugadores quienes dieran un paso al frente. Y, al final, lo que decide es un golpe de suerte. “Siempre. Hay demasiados factores que no controlas. Al final, va de un centímetro mas arriba o abajo”.