Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania se aburre viendo a España

La Roja no seduce tanto, pero sigue dando miedo a los de Löw

El capitán de Alemania, Philipp Lahm. Ampliar foto
El capitán de Alemania, Philipp Lahm. AFP

Los comentarios giraron en torno al aburrimiento. Reunidos en torno a televisores para ver el España-Francia del pasado sábado, en su lujoso hotel de las afueras de Gdansk, los jugadores y los técnicos de la selección alemana expresaron el tedio que les producía el juego de la campeona de Europa y del mundo, su admirada España. Se escucharon frases como estas: “No tiene profundidad”, “¿por qué juega sin delanteros?”, “Pedrito debería jugar siempre”, o “Pero si hasta están fallando pases en el centro del campo”. Alguien de la delegación bromeó con un comentario leído en la página web del diario inglés The Guardian: “Ver a España es como ir a la escuela: sabes que debes estar ahí para aprender, pero deseas que suene la campana para marcharte”.

La conclusión de los futbolistas germanos es que solo hay un equipo inequívocamente atacante en el torneo: Alemania. “La mayoría juega defensivamente, con mucha gente por detrás del balón, y no de manera proactiva. España no tuvo muchas ocasiones de gol, ¿verdad?”, argumentó el capitán de la Nationalmannschaft, Philip Lahm, para a continuación tratar de convertir la crítica a la propuesta española en un elogio: “España no concede apenas ocasiones al contrario, ocupa muy bien los espacios y en la primera parte no dejó tocar el balón a Francia. En eso fue una brillante exhibición”.

La realidad contrasta con las impresiones de la selección germana. Alemania solo supera a España en un gol a favor: nueve frente a ocho. En el resto de registros atacantes, el combinado de Vicente del Bosque le enseña la popa. Es mejor en casi todo lo demás: más tiros a puerta (44 por 33), más córners a favor (33 por 20), más pases completados (2.616 frente a 1.963) y más posesión del balón (61% frente a 57%). Además de haber encajado solo un gol (ante Italia) por los cuatro de Alemania (uno de Dinamarca, uno de Holanda y dos de Grecia).

Alemania solo supera a España en un gol a favor: nueve frente a ocho. En el resto de registros atacantes, el combinado de Vicente del Bosque le enseña la popa

En los cuatro partidos disputados, España solo ha recibido un remate menos en su portería (13 por 14), señal de que Casillas está mucho más fino que Neuer. Eso sí, el conjunto de Löw centra mucho más al área rival (83 veces por 62) y de ahí puede quedarse con la impresión de ser mucho más ofensiva.

Alemania está obsesionada con España desde hace cuatro años. Primero como un modelo a imitar y después como un rival a batir. No hay una sola entrevista en que a sus futbolistas no se les pregunte por ella. Las respuestas, invariablemente, alimentan la convicción de que ha llegado el momento de destronar a los españoles. Un enemigo agigantado primero por la final de la Eurocopa de Austria y Suiza 2008 en Viena (el fabuloso gol de Fernando Torres a pase de Xavi) y, dos años después, por la semifinal del Mundial de Sudáfrica 2010 en Durban (el imponente cabezazo de Puyol después de un recital técnico de los chicos de Del Bosque). España ya no seduce a Alemania, pero sigue dándole el mismo miedo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.