Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

40 años sin luz

El Athletic solo ha ganado tres veces en cuatro décadas en el Sánchez Pizjuán

40 años con poca luz es demasiado tiempo de suburbio. En las últimas cuatro décadas, el Athletic solo ha ganado en tres ocasiones en el Sánchez Pizjuán. Toda una amalgama de frustración, porque en cuatro décadas los equipos rojiblancos (ambos) han tenido múltiples cambios, mejores y peores, y sin embargo siempre la balanza se ha desnivelado a favor del mismo equipo. ¿Maldición? No existe. ¿Coincidencia? Quizás.

En 40 años hay pocos protagonistas rojiblancos. En la temporada 1971/72, ganó el Athletic en Nervión con gol de Betzuen. El equipo de Artigas, el monje de Lezama, tenía en su equipo a Angel Villar, y Aranguren el lateral fijo del equipo, fue expulsado.

Tuvo que esperar 20 años el Athletic para volver a saborear una victoria en tan maldito campo. Eran otros tiempos. Valverde y Ziganda, dos mitos de las delanteras rojiblancas, superaron el gol de Martagón, un central tosco pero eficaz.

Era como una señal. El Athletic cuando ganaba lo hacía a remolque, algo así como superando un miedo escénico que siempre le costaba un gol que había que remontar con menor que mayor fortuna.

En 1993, en los banquillos, Luis Aragonés frente a Heynckes, y en el campo Suker frente a Guerrero. El delantero de Portugalete pudo con el de Croacia. Guerrero superó con dos goles el adelanto de Suker. Luego Ernesto Valverde remató la victoria. Era aquel un equipo en el que gobernaba el medio centro el actual presidente del Athletic, Josu Urrutia.

Y sanseacabó. Ni una alegría más para el Athletic, salvo los leves empates cosechados en base al cero a cero, mayoritariamente, amén del trienio negro, entre 2006 y 2009, con tres derrotas consecutivas cosechando cuatro goles en contra en cada una y sembrando una leyenda que parecía maldita para el Athletic.

El retorno a Sevilla se produce tras 40 años de tristeza y dos semanas de alegría por el empate glorioso ante el Barcelona en el partido más memorable de la Liga española hasta el momento.

Trampa y cartón para el Athletic que viene de un éxito internacional para enfrentarse a su pasado más molesto, en el Sánchez Pizjuán.

Juega a favor del Athletic su racha, 10 partidos sin perder, y el descenso del Sevilla de aquellos altares de hace pocos años que le encumbraron en España y en Europa. Juega en su contra la acumulación de bajas que aquejan sobre todo a la defensa, sin Amorebieta ni Ekiza, y con el centro del campo afectado por la baja de Iturraspe que puede dar una extraña oportunidad a Íñigo Pérez como gerente del cuarto de máquinas del equipo.

Nunca se queja Bielsa de las bajas. Siempre apela a los que están a la espera de encontrar la oportunidad de su vida futbolística. Tampoco ha vivido la frustración del Sánchez Pizjuán de donde el Athletic ha salido habitualmente aturdido.

Ahora todo es nuevo. La fe en la racha, la esperanza en la imagen poderosa frente al Barça. Todos los conjuros frente a toda la historia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.