Un Bizkaia luchador somete al Baskonia

El primer derbi vasco en Europa allana el camino de los de Katsikaris hacia el 'Top 16'

El Gescrap Bizkaia llegó al Iraider Arena arrastrando los pies, pero salió con la cabeza bien alta ante el Caja Laboral. El enésimo derbi vasco, que por primera vez se disputaba en una competición europea, fue un choque de ida y vuelta, con oportunidades para ambos equipos. Mientras los baskonistas saltaban a la cancha líderes de grupo y con la moral en niveles elevados, los bilbaínos traían un currículum poco halagüeño: tres derrotas consecutivas en Europa y dos en la Liga. El triunfo de ayer le pone al equipo vizcaíno más asequible el billete para el Top 16 de la Euroliga. El Gescrap supo sobreponerse a los golpes de Prigioni y Teletovic en la segunda mitad del encuentro y sacar la cabeza en los peores momentos, cuando el Baskonia apretó las tuercas en ataque, martirizando la defensa rival.

Caja Laboral, 84; Gescrap Bizkaia, 89

Caja Laboral (17+19+26+22): Heurtel, Oleson, San Emeterio (13), Teletovic (26), Dorsey -cinco inicial-, Ribas (6), Prigioni (17), M. Bjelica (7), N. Bjelica (6), Seraphin (9).

Gescrap Bizkaia (25+16+25+23): A. Jackson (8), Grimau (7) Vasileiadis (21), Banic (12), D. Fischer (10) -cinco inicial-, Mavroeidis (6), Mumbru (14), López (4), Blums (5), Krupalija, J. Fisher (2) y Hampl.

Árbitros: Cerebuch (ITA), Vojinovic (SRB), Anastopoulos (GRE). Eliminados Jackson (m. 28), D'Or Fischer (m. 36), Grimau (m. 37), Banic (m. 39).

Señalaron técnica a N. Bjelica (m. 15) y Jackson (m. 28).

Era un duelo vital para el Bizkaia, que se vio en serios apuros en el último cuarto

El equipo de Fotis Katsikaris salió con las ideas claras y la puntería afinada. Trabajó con paciencia la defensa vitoriana y solo el gran Teletovic y un entregado Ribas pusieron trabas a la creciente ventaja, anímica y literal, del equipo de Fotis Katsikaris. Por si fuera poco para el Caja Laboral, Vasileiadis tenía el día inspirado y sus triples fueron claves durante toda la primera parte. Resueltos y decididos a rentabilizar cada pérdida de balón alavesa, Banic y D'or Fischer lideraron una salva de ataques muy pensados que resultaron infalibles y que colocaron al conjunto vizcaíno con una ventaja media de ocho puntos.

Un Ribas listo y oportuno abrió el segundo cuarto con una canata de las que duelen de verdad, pero Grimau y Vasileiadis apagaron el fuego hasta que, de nuevo, llegó Teletovic, quien apeó a los bilbaínos de una ventaja de once puntos y la dejó en la mitad.

El juego entre ambos equipos alcanzó su grado máximo de intensidad tras el descanso. El Caja Laboral igualó en el marcador al Bizkaia y Teletovic castigó los intentos de Fischer y Vasileiadis de salir a flote.

Dusko Ivanovic señaló que los bilbaínos no atraviesan un momento dulce en su juego, pero olvidó mencionar que sí transitan por el territorio de la necesidad, aquel que suele empujar a las mayores gestas. Tras deshacerse del bloqueo mental que le atenazó en anteriores partidos, el Bizkaia luchó y fue peligroso. Y es que los bilbaínos pudieron esgrimir su arma más temida: imprimir una endiablada velocidad en el juego.

Era un duelo serio y para el Bizkaia era vital. Necesitaba comerse al equipo vitoriano y lo hizo hasta el último cuarto, con cierta ansiedad primero, pero paladeando mejor cada bocado después.

Cuando parecía, entre el final del tercer cuarto y el comienzo del último, que al Bizkaia se le escaparía el derbi entre los dedos, Blums, Mumbrú, Vasileiadis y Fischer aunaron esfuerzos ante las embestidas alavesas. Seraphin, que había estado desaparecido hasta entonces, quiso poner la puntilla y dejó el marcador en un 81-76. Una vez más, la corajuda labor coral de los vizcaínos inlcinó la victoria del lado vizcaíno.

Jackson lanza ayer una canasta ante San Emeterio y Ribas.
Jackson lanza ayer una canasta ante San Emeterio y Ribas.L. RICO
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS