Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Federación confirma que el GP de Japón se disputará el 2 de octubre

Los informes aseguran que el riesgo de radiación es "insignificante" en el circuito de Motegi, a 125 kilómetros de la central de Fukushima, pero los pilotos no quieren correr allí

La Federación Internacional de Motociclismo ha confirmado que el Gran Premio de Japón de motociclismo se disputará finalmente el día 2 de octubre, como estaba previsto, tras recibir el informe oficial detallado y definitivo previsto por ARPA, organismo reconocido para investigar la situación actual en Motegi y sus alrededores. Las carreras debían haberse disputado inicialmente el 24 de abril, pero las consecuencias del terremoto que asoló Japón el 11 de marzo obligaron a retrasarlo. La Federación se guardó, en cualquier caso, la opción de revisar la fecha del 2 de octubre.

ARPA ha medido los niveles de radiación de cualquier fuente, incluidos el aire, el medio ambiente y los alimentos, después de que el seísmo dañara la central nuclear de Fukushima, situada a unos 125 kilómetros del circuito. La conclusión final es que "en base al cálculo de la dosis" se puede decir "sin duda" que el riesgo de radiación durante la carrera es "insignificante", según indicó la Federación en un comunicado. Los pilotos han mostrado en repetidas ocasiones, en cualquier caso, su desacuerdo a correr en el país nipón. "La gente está muy asustada. La idea en el paddock de todo el mundo que conozco es la misma, todos prefieren no ir a Japón. Esperemos que venza el consenso y no vayamos", aseguró Rossi. Lorenzo fue un poco más allá: "No, no quiero ir. No sé cuán arriesgado es ir a Motegi. Pero no me siento seguro. Soy muy joven, y no me pasaré 20 años preguntándome si tendré alguna reacción o si mis hijos nacerán con alguna malformación". También Bradl, de Moto2 ha mostrado su desacuerdo: "No veo la necesidad de ir; creo que ahora mismo los japoneses tienen cosas más serias por las que preocuparse que de una carrera de motos". El único que no ha puesto pegas a correr en Motegi ha sido, precisamente, el japonés Aoyama.

El estudio de ARPA tiene por objeto complementar la información ya disponible de varios gobiernos y de la Organización Mundial de la Salud, que aborda la situación general de Japón tras el terremoto y posterior tsunami. Esta investigación independiente informa específicamente sobre la situación del circuito de Motegi y de sus alrededores, por lo que es mucho más relevante para los participantes en el Mundial de motociclismo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.