Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÓRMULA UNO

"Lo de Abu Dabi fue como fallar un penalti sin portero"

Montezemolo hace balance de la temporada de Ferrari, defiende las órdenes de equipo y critica los continuos cambios en el reglamento

Esta vez, Luca Cordero Di Montezemolo, presidente de Ferrari, no ha disfrutado como otros años de la tradicional comida navideña que la Scuderia ofrece a la prensa que cubre el campeonato del mundo de fórmula 1. Y no solo por el supercatarro que le noquea desde hace un par de días, pálido y con 39 de fiebre, y que hoy le ha impedido degustar otra cosa que no fuera el Nexium, su medicina efervescente. Montezemolo ha hecho autocrítica a la hora de analizar la temporada pasada y no ha podido hacer otra cosa que definir como un terrible error estratégico el planteamiento de la última prueba del curso, en Abu Dabi , donde Fernando Alonso lo tenía todo a su favor para sumar el tercer título de su palmarés y el primero como piloto de la marca de los bólidos de Il Cavallino Rampante, y sin embargo se fue con el rabo entre las piernas y la cabeza gacha.

El dirigente ha aprovechado la oportunidad para ratificar su postura entorno a las órdenes de equipo y también para mostrar su disconformidad con los cambios que la Federación Internacional del Automóvil (FIA) presentó en la última reunión de su Consejo Mundial , la semana pasada en Montecarlo, de cara a 2013. Estos contemplan la reducción de los motores, que pasarán de cubicar 2,8 litros a 1,6, y de ocho cilindros a la mitad, cuatro.

"En resumen diría que el año ha sido positivo. En Abu Dabi cometimos un error, eso es más que evidente. Pero, a su vez, también es verdad que, en Valencia, el único que hubiera apostado su dinero a que teníamos posibilidades de llegar a la última carrera con opciones de ser campeones era Fernando", ha reconocido Montezemolo. "Lo que ocurrió al final fue como fallar un penalti sin portero porque Fernando solo tenía que terminar el cuarto, un resultado que en cualquier otra carrera consideraríamos un medio fracaso. Tenía que conducir como un taxista, sin arriesgar lo más mínimo", ha añadido el jefe supremo de los bólidos rojos, que ha querido remarcar que nadie pagará el pato, al menos por el momento, aunque sí ha admitido que se realizará algún que otro retoque en el departamento de carreras. "No haremos grandes movimientos porque creo que la estabilidad es muy importante", ha comentado.

Tras un año de polémicas técnicas por la irrupción del doble difusores de Brawn GP en 2009, el debate más arduo ha girado vez alrededor de las órdenes de equipo. "El artículo que las prohibía era de una hipocresía extrema", ha dicho Montezemolo para defender lo que su equipo hizo en Hockenheim (Alemania) , donde ordenó deliberadamente a Felipe Massa que dejara pasar a Fernando Alonso, que gracias a ello ganó la carrera. "En aquella ocasión, antes de que el ingeniero se pusiera en contacto con Felipe, Fernando trató de adelantarle un par de veces y estuvieron muy cerca de tocarse. Eso no podía ser. En ese sentido, mi postura es la de siempre: pasado el ecuador de la temporada y siempre que el piloto que va delante no tenga opciones de ganar el título, entonces deben primar los intereses de la marca", ha puntualizado Montezemolo, que, al mismo tiempo, también ha comentado que de cara al año que viene, los dos corredores arrancarán en igualdad de condiciones. "Un piloto que no esté en condiciones de pelear por el título no me sirve de nada. Yo quiero tener una pareja de campeones, y si uno no lo es lo cambiaré por otro", ha recalcado el italiano antes de finalizar con una crítica abierta, otra, al giro que pretende darle la FIA al Mundial en algunos aspectos.

"No tiene sentido que pasemos de fabricar motores de ocho cilindros a tener que hacerlos de cuatro. Ferrari nunca hará un coche de calle con cuatro cilindros. Quieren reducir gastos y lo que hacen es encarecerlo todo cuando cambian el reglamento cada dos por tres. Esto es la F-1 y debería ser la punta de lanza del desarrollo tecnológico. Buscamos velocidad, y eso solo se encuentra con consumo", ha concluido Montezemolo, que también ha insistido en la idea de poder contar con un tercer coche por equipo y lo ha razonado una vez más argumentando que la diferencia que hay a nivel económico entre construir dos monoplazas o tres, es mínima.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.