Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÓRMULA 1 | GP DE MÓNACO

Alonso: "Me ha adelantado, peor para él"

El piloto español resalta la maniobra ilegal de Schumacher y lamenta el tiempo perdido en adelantar a Di Grassi

En Mónaco , donde adelantar se considera una utopía, Fernando Alonso logró casi emular la hazaña de Michael Schumacher de 2006. Entonces, el Kaiser, como Alonso ahora, corría para Ferrari. Relegado a la última posición por impedir deliberadamente que los demás pudieran rebatirle la pole, el alemán inició la carrera desde la calle de boxes y terminó quinto. Alonso, por romper su chasis, partió vigésimo segundo, y ha acabado séptimo (sexto tras la penalización) por adelantarle en la última vuelta con el coche de seguridad todavía en pista, otra maniobra ilegal que los comisarios han sancionado con 20 segundos. "Me ha adelantado. Peor será para él porque está prohibido y le van a sancionar", ha declarado rotundo el asturiano. Schumacher concluye finalmente decimosegundo, por detrás de Jaime Alguersuari.

Igual de sorprendido que el español se quedó Lewis Hamilton. Después de vigilar a su ex compañero durante más de 50 vueltas, en el último giro antes de entrar a meta vio como el Mercedes de Schumacher se colaba por delante del Ferrari. "Creía que habíais dicho que no se podía adelantar estando por detrás del coche de seguridad. Michael ha pasado a Fernando", comunicó Hamilton por radio a su equipo.

Michael Schumacher, reaparecido tras cuatro años inactivo, quizá no conocía el nuevo reglamento, que impide adelantar en pista en la última vuelta aunque el coche de seguridad abandone el trazado. Tras el último incidente entre Trulli y Chandhok, el coche médico salió por cuarta vez a la pista para poner orden en el caos, y sólo se retiró en la última curva, antes de que los pilotos desfilaran a meta. Alonso, que derrapó unos cuantos metros antes de entrar a meta, vio cómo Schumacher aprovechaba su despiste para rebasarle, y no luchó. Una vez más, como ya hiciera en 2006, Schumacher se interponía en su camino. El artículo 40.13 del reglamento le amparaba: "Si la carrera termina mientras el coche de seguridad entra en el pitlane al final de la última vuelta, los coches tomarán la bandera a cuadros de forma normal sin adelantar", reza el reglamento.

Alonso no le ha dado más vueltas a la polémica, y ha preferido comentar una carrera que, para él, no ha sido tan buena. "No la voy a guardar como una de mis mejores carreras aquí porque no ha sido un fin de semana tan bueno como nos hubiese gustado", ha declarado tras la prueba. Pese al sexto puesto, Alonso ha sido el protagonista del día junto a Webber. Acertó en su estrategia y resolvió con rapidez el primer escollo: adelantar a los seis pilotos de cola (Senna, Chandhok, Kovalainen, Glock, Trulli y Di Grassi). No importó ya el coche de seguridad. Estaba de nuevo en la parte alta. "Estuvimos valorando varias posibilidades y al final vimos que lo mejor era parar en la primera vuelta y aguantar con los mismos neumáticos toda la carrera. Era la única manera de entrar en los puntos", ha declarado Alonso, antes de criticar la actuación de Di Grassi.

De hecho, el sexto puesto del asturiano podría haber sido mejor si el piloto brasileño de Virgin no hubiera peleado tanto su decimonovena plaza. "Parecía que se estaba jugando el campeonato del mundo en Mónaco. Pero él verá. Si no hubiera sido por ese tiempo que perdí hubiera salido antes de Hamilton", lamenta Alonso, que afrontará el próximo GP de Turquía con la certeza de que Red Bull serán de nuevo superiores. "No tanto como en Barcelona, pero sí estarán por delante", concluye el asturiano.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.