Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DEPORTIVO 2 -VALENCIA 2

Nuevo prodigio del Deportivo

Pese a las bajas y carencias, el cuadro de Lotina desactiva el 'efecto Zigic' con mucha garra

Infrautilizado por Emery, que le da el rol de revulsivo, el noventa por ciento de los entrenadores firmarían contar con Zigic en sus plantillas. Tiene detractores que le ven como un pívot, pero el delantero serbio es algo más, sabe jugar la pelota, asociarse, buscar espacios en el área y combinar. Además, tiene ascendente sobre sus compañeros, que celebran sus goles con especial alborozo. Lotina es de los que vendería su alma al diablo por un tipo así. Hoy día dispone de dos puntas, quizás también a día de mañana porque los lesionados Riki, Lassad y Mista no son tampoco nueves puros. Adrián no acaba de convencer, pero por aquello de dar oportunidades a todos y mantener un saludable equilibrio en la caseta el técnico le dio minutos a Bodipo, que los había reclamado. Fue más de lo mismo: nada.

DEPORTIVO 2 -VALENCIA 2

Deportivo de La Coruña: Manu; Laure, Zé Castro, Piscu, Manuel Pablo; Juca, Antonio Tomás (Lopo; min.85); Juan Rodríguez, Valerón (Iván Pérez; min.61), Filipe; y Bodipo (Adrián; min.68).

Valencia: Moyá; Miguel, Navarro, Marchena, Mathieu; Fernandes (Ever Banega; min.76), Albelda; Domínguez (Joaquín; min.58), Silva, Vicente (Villa; min.83); y Zigic.

Goles: 0-1; min.11, Zigic. 0-2; min.29, Zigic. 1-2; min.50, Filipe Luis. 2-2; min.71, Juan Rodríguez.

Árbitro: Mejuto González (Colegio Asturiano). Mostró amarilla a navarro (min.77) y Miguel (min.81), por parte del Valencia; y a Manuel Pablo (min.80) y Manu (min.90), por parte del Deportivo.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la vuelta de la eliminatoria de octavos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio de Riazor ante unos 13.000 espectadores.

Con Zigic como referencia el Valencia se lanzó a por la remontada y tan sólo precisó media hora para conseguirla. Le buscaron sin ambages, todos lo sabían en el Deportivo, pero nadie lo evitó, ni quienes tenían que estar cerca de él ni quienes debían evitar que le nutrieran. Miguel le dio los dos goles que dieron la vuelta a la eliminatoria. En el primero falló además el portero Manu, con manos blandas ante un discreto remate. En el segundo Manu, Adrián y Laure no pudieron evitar que tocara la pelota en el segundo palo.

Era lo que había, tres jugadores sin apenas experiencia en la élite defendían las opciones del Deportivo. "Los milagros los tenemos que hacer entre todos", acuñó Lendoiro como eslogan hace cinco años, cuando pidió apoyo económico a la afición para mantener el nivel del equipo. No encontró el sustento que buscaba, pero los prodigios en Riazor no sólo no han cesado, sino que han ido a más. Ayer, cuando el marcador se torció, Lotina miró al banquillo y encontró a Rochela, Juan Domínguez, Iván Pérez y Añón, coruñeses todos, presumía la web oficial de la entidad en la víspera, pero no precisamente Luis Suárez o Amancio.

Con el 0-2 e incluso mientras tenía la eliminatoria a favor, el Deportivo lo intentó, también una afición que respeta el esfuerzo y comprende las limitaciones. El equipo se echó en brazos de Valerón, al que siempre es una delicia ver evolucionar, pero que se encontró con Marchena, Albelda y David Navarro, tráfico pesado. Por allí andaba también otro liviano, Filipe, al que las ausencias obligaron a regresar a la posición de interior izquierdo en la que fracasó en su primera temporada en el Deportivo, antes de devenir en un grandísimo lateral. Y ahí andaba circulando hacia la mediapunta buscando asociarse o a la caza de algún rechace. Lo consiguió y definió como delantero. Filipe ha crecido y ayer demostró que tiene argumentos para defenderse en cualquier posición.

El Valencia, que estaba en la gloria, se encontró de súbito con la eliminatoria igualada. Y ante un rival encastado, un taconazo del imprevisible Juan Rodríguez volvió a dejar a Filipe ante Moyá. Fue dos minutos después del gol y el remate se marchó pegado al palo, pero ambas dentelladas del brasileño sacudieron Riazor. Para entonces Silva hacía minutos que no tocaba la pelota. Tampoco Vicente o Domínguez, que no estuvo cómodo en la banda derecha. Sin ellos, el Deportivo había conseguido desactivar a Zigic. Pero no había ganado. Se cumplió la hora del partido y Valerón, como Cenicienta, tuvo que marcharse. Y como por ensalmo dio la impresión de que el Valencia recuperó el control. No había sido así porque Filipe estaba desatado. Recogió un nuevo rechace junto al córner, remontó la línea del fondo y encontró a Juan Rodríguez que entró allí como un ciclón para empujar a la red con el alma, la de un equipo muy limitado que rezuma orgullo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.