Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÓRMULA UNO | GP DE SINGAPUR

Hamilton logra una 'pole' prematura

El piloto británico califica primero en Marina Bay, seguido de Vettel y Rosberg.- Alonso partirá quinto tras el fiasco de Barrichello

El exotismo que envuelve el trazado de Marina Bay, modificado ligeramente en su recorrido con respecto al del año pasado con una pequeña chicane, esconde una cara B de sorpresas y peligros, aunque los pilotos prefieran calificarlo de "divertido". La nocturnidad dentro de la jaula de cinco kilómetros que componen el gran premio de Singapur, los resultados de la calificación y el monoplaza destrozado por el accidente sin consecuencias de Rubens Barrichello, que forzó la bandera roja y el abortaje definitivo de la prueba cuando todos intentaban el último ataque, harán de la carrera de mañana una de las citas más expectantes de la temporada. Habrá batalla en todos los flancos. Por delante, con Lewis Hamilton, autor de la pole prematura, Sebastian Vettel, Nico Rosberg y Mark Webber; al fondo, con Jenson Button (decimosegundo) y Kimi Raikkonen (decimotercero), paradójicamente fuera desde la segunda ronda; y en la mitad de la parrilla todo el resto del elenco, incluido Fernando Alonso, que concluyó quinto.

PARRILLA DE SALIDA

PRIMERA LÍNEA

1. Lewis Hamilton

2. Sebastian Vettel

SEGUNDA LÍNEA

3. Nico Rosberg

4. Mark Webber

TERCERA LÍNEA

5. Fernando Alonso

6. Timo Glock

CUARTA LÍNEA

7. Nick Heidfeld

8. Robert Kubica

QUINTA LÍNEA

9. Heikki Kovalainen

10. Rubens Barrichello

SEXTA LÍNEA

11. Kazuki Nakajima

12. Jenson Button

SÉPTIMA LÍNEA

13. Kimi Raikkonen

14. Sebastien Buemi

OCTAVA LÍNEA

15. Jarno Trulli

16. Adrian Sutil

NOVENA LÍNEA

17. Jaime Alguersuari

18. Giancarlo Fisichella

DÉCIMA LÍNEA

19. Romain Grosjean (France) Renault

20. Vitantonio Liuzzi (Italy) Force India - Mercedes

El progreso del vigente campeón desde que comenzó la temporada no sólo ha sido en cuestión de números. En un escenario de tanta competencia, sólo los más fuertes se coronan, y la ausencia de un coche competitivo ha obligado al piloto británico a evolucionar, a tomar más decisiones. Este sábado aprobó el cambio del alerón delantero, especialmente traído para este gran premio, y el rendimiento de su McLaren mejoró drásticamente. De pasar desapercibido el viernes a la primera posición en los últimos entrenamientos libres, y de ahí a liderar parcialmente las tres rondas de calificación. La velocidad fue decisiva, pese a la zona extremadamente bacheada de las curvas seis y siete.

Así llegó a la Q3, peleando con un renacido Nico Rosberg y los dos Red Bull de Vettel y Webber. La baja de Jenson Button, fuera de la sesión, y el hándicap de cinco posiciones de Rubens Barrichello (cambiará la caja de cambios forzosamente, acarreando penalización), dieron alas al pupilo de Martin Whitmarsh, y cuando lideraba la prueba a falta de 26 segundos para el final vio el cielo abierto en forma de bandera roja. Barrichello pisó la zona sucia del asfalto y perdió sin remedio el control de su coche. Fin de la jornada. Los pilotos se despojaron del casco y pasaban a la sala de pesaje. La calificación se reanudo casi mientras se celebraba la rueda de prensa, pero el trabajo estaba hecho. Allí, un sonriente Vettel, relataba sus sensaciones para mañana, una neuva oportunidad más para morder el liderato de Jenson Button.

El cierre del Mundial se estrecha y todos quieren entrar primeros, pero el fiasco de los corredores de Ross Brawn (por segunda vez Button no entra en la Q3) facilita las cosas a los de Adrian Newey. Toca sufrimiento para Button, pero el líder tiene una estrella que, por uno u otro motivo, siempre le deja el trono casi intacto cuando sufre algún percance.

Al contrario que el británico, Fernando Alonso sí tiene motivos para sonreír. Ileso de la tormenta que ha atravesado Renault en el Consejo de la Federación Internacional, el piloto asturiano se encontraba en plena vuelta lanzada cuando Barrichello hacía añicos su bólido. Iba en sexta posición, y los resultados del viernes colocaban virtualmente a su coche entre los cinco primeros, aunque nada de eso esperara el propio Alonso, que se quejaba de la falta de velocidad pese a las marcas logradas ayer. "No esperaba ni mucho menos salir mañana quinto. Perdimos la última vuelta, pero la bandera roja afectó a todos. Estoy muy contento. Veo difícil el podio, no hemos sido rápidos en todo el fin de semana y va a tocar sufrir, va a ser una carrera defensiva", declaró tras la prueba.

Fernando Alonso demostró el año pasado que Marina Bay sí tiene huecos para adelantar cuando rebasó a Trulli en su escalada meteórica hasta el primer podio, pero Singapur es una caja de sorpresas, o una olla a presión. Salirse de la trazada será crítico, y aguantar la exigencia de un recorrido urbano con luz artificial, cosa de expertos. Alonso lo es, pero no así todos los que completan la parrilla. Renault busca su primera alegría. Red Bull, la antesala a la gloria.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.