Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | VILLARREAL 4-AT. MADRID 4

Locura de goles en El Madrigal

El Atlético empata a última hora ante un Villarreal que aprovechó la expulsión de Banega para pasar de un 0-2 a un 4-2

El fútbol tiene cosas extrañas que lo hacen apasionante y bello. El Villarreal y el Atlético dejaron un encuentro para recordar por los aciertos y errores, las alternativas en el marcador y los ocho goles. Si el Atlético está en el terreno de juego, puede suceder de todo. Fiel a su leyenda maldita, le cuesta ser feliz. La estabilidad le sume en el hastío. Vive con exaltación todo lo que le acontece. Las penas y las glorias le hacen pasar de la alegría a la depresión con rapidez, en lo que dura medio partido.

El Atlético se suicidó para después renacer. Un enorme Villarreal ayudó en mucho a su derrumbe y su reacción. Banega se expulsó a la media hora porque quiso y dejó a su equipo en inferioridad cuando contaba con una suculenta ventaja de dos goles. Nada más dar comienzo el segundo acto, Leo Franco, con el primer gol, absurdo, dio esperanzas al Villarreal, que consiguió avergonzar a su rival con tres más que engrandecían su presente. Pero el Atlético, en un arranque de orgullo y con un gran Simão, logró empatar un duelo loco ante un Villarreal sorprendido con el desenlace.

Villarreal 4 - Atlético de Madrid 4

Villarreal : Diego López, Venta, Godín, Gonzalo, Capdevila; Bruno, Senna, Pires (Mati Fernández, m.81), Cazorla (Cani, m.70); Rossi y Llorente.

Atlético de Madrid : Leo Franco, Seitaridis (Antonio López, m.46), Heitinga, Domínguez, Pernía; Assuncao (Raúl García, m.60), Maniche (De Las Cuevas, m.76), Simao, Ever; Maxi Rodríguez y Forlán.

Goles : 0-1,m.1 Simao. 0-2, m.21 Forlán. 1-2, m.47 Senna. 2-2, m.51 Llorente. 3-2, m.57 Gonzalo. 4-2, m.67 Rossi. 4-3, m.83 Simao. 4-4, m.85 Raúl García.

Árbitro : Undiano Mallenco (C. Navarro). Amonestó por el Villarreal a Senna y Gonzalo y por el Atlético a Simao, Maniche. Expulsó al jugador visitante Ever Banega por doble amonestación, en el m.36.

Incidencias : partido correspondiente a la octava jornada de Liga, disputado en El Madrigal ante 20.000 espectadores.

Todo lo pasado tuvo su comienzo apenas pasados unos segundos del inicio. Simão, emulando a Van Nistelrooy una semana atrás, iluminó al Atlético. Se revolvió en el borde del área y su disparo, tras golpear el travesaño, se coló en la portería de Diego López, que, bien colocado, nada pudo hacer. El tanto rojiblanco dio una inesperada dimensión al partido y aumentó, si cabe, la pasión con la que se enfrentan en las últimas temporadas ambos equipos, rivales directos con idénticas miras.

Obligado a nadar contracorriente, el Villarreal no se descompuso en la fatalidad. Aceleró su habitualmente pausado juego dando la sensación de poder equilibrar el marcador con prontitud. Con cinco centrocampistas y sin Agüero, el Atlético apenas disfrutaba del esférico. Bastante tenía con apaciguar la febril reacción amarilla. Los ánimos se calentaron más en los locales, que consideraron que una torpe y liviana entrada de Heitinga a Rossi en el área de Leo Franco era merecedora del máximo castigo.

En el arreón del Villarreal encontró el Atlético espacios para los contragolpes. Y, a la primera ocasión que dispuso, dobló su renta en una perfecta incursión por la banda izquierda de Simão que Forlán hizo buena al aprovechar el blando despeje de Godín. El delantero uruguayo, obviando su pase por El Madrigal, celebró el gol, como ya había anunciado. La situación del Atlético en la Liga no admite gestos románticos.

El segundo gol dio validez al esquema planteado por el preparador mexicano, si bien, a buen seguro que en su visión previa jamás imagino tal desarrollo. Pero en la genética del Atlético subyace la autodestrucción. En dos entradas intrascendentes, Banega se expulsó del terreno de juego. Aguirre contaba ya con la excusa y la coartada para el devenir del juego. El partido tenía una sola dirección y dos propuestas antagónicas. El Villarreal atacaba sin remisión y el Atlético, que, como buenamente podía, achicaba espacios y se defendía con todos, abrazó suspirando el descanso.

Lo conseguido por el Atlético en el primer acto se quedó en nada en un suspiro, en 15 minutos que aunaron la inspiración y la desgracia. Senna, el centrocampista que mejor lee los partidos, ofrece una variante más al prolífico ataque del Villarreal. Cuando los encuentros se atascan, le da por probar desde lejos la pericia de los porteros. Y a Leo Franco le dio, como los suramericanos acostumbran, por poner el pecho en vez de las manos para blocar el duro y previsible lanzamiento del hispano-brasileño. Aturdido por el gol en contra, el Atlético cedió enseguida dos tantos más, de Llorente y Gonzalo, en los límites del fuera de juego. En menos de 15 minutos, el Villarreal pasó de derrotado a vencedor. Incluso consiguió un cuarto gol. Pero el Atlético jamás se rindió. Así, al final, fuye capaz de resucitar.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.