CICLISMO | VUELTA A ESPAÑA

Egoi Martínez se viste de oro

El ciclista belga Greg Van Avermaet se impone al sprint en una escapada de doce corredores

El ciclista belga Greg Van Avermaet (Silence Lotto) se ha impuesto en la novena etapa de la Vuelta a España, en una carrera de 200 kilómetros, con un recorrido que ha unido Viella con la localidad oscense de Sabiñánigo. La escapada de doce corredores, bien compenetrados entre ellos con los relevos, ha propiciado el cambio de liderato en la general que a partir de hoy llevará el corredor navarro Egoi Martínez que ha destronado al norteamericano Leipheimer (Astana), que aventajaba al de Euskaltel en más de seis minutos y medio.

Después de la medalla de oro de Samuel Sánchez en Pekín, la fiesta volvió al Euskaltel con otro hito histórico: el primer maillot de líder en una de las carreras grandes. Esta vez a cargo del navarro Egoi Martínez, de 30 años, corredor que vive "un momento dulce cada dos años". Ese instante tuvo suspense, ya que después de triunfar la escapada del día, el pelotón debía llegar a más de 6 minutos para alcanzar el liderato. Con el reloj a cero, a contar segundo a segundo y a sufrir. Era el precio del mayor premio de su carrera desde que debutó en 2002. El Astana no se dejó la piel en la caza de los escapados, ni el Caisse D''Epargne. Al final el pelotón terminó la jornada laboral a 6.45 minutos.

Por su parte, Moncoutié se ha asegurado el jersey de la montaña al coronar al frente los puertos de la Espina (2a), La Foradada (3a) y Serrablo (1a). En lo que a la carrera se refiere, la etapa se inició con una salida agresiva, con continuos ataques, pero el ritmo fue bajando en intensidad según pasaban los kilómetros y finalmente un grupo de doce corredores, encabezado por Damiano Cunego (Lampre), Alan Pérez y Egoi Martínez (Euskaltel) han conseguido su propósito de escapada. Por detrás, los favoritos al jersey oro se han mantenido más tranquilos que en la etapa de ayer. Tan sólo a Alberto Contador se le ha podido ver en los puestos delanteros ayudando a su compañero Leipheimer, con la intención de mantenerle el liderato en la general.

Pero las buenas intenciones del italiano Cunego, junto a Alan Pérez, han desecho todas las opciones del equipo Astana que han visto claro la pérdida del jersey oro a falta de quince kilómetros con una diferencia de casi ocho minutos con los escapados.

Con el cambio de liderato asegurado, los últimos kilómetros han transcurrido con continuos ataques del grupo escapado en busca de la gloria. El primero en intentarlo ha sido el catalán Juan Antonio Flecha (Rabobank) pero otra vez el ciclista transalpino Cunego, muy activo durante toda la escapada, le ha dado caza y ha sido el joven Greg Van Avermaet (Silence Lotto) el que se ha impuesto al sprint.

Por detrás, y con los escapados ya en meta, el pelotón ha subido el ritmo de carrera en busca de un milagro que finalmente no ha podido llevarse a cabo, gracias en parte a la táctica de ralentizar la carrera de los corredores de Euskaltel. Tras abandonar ayer los Pirineos, el pelotón se dirigirá mañana hacia la capital maña, en una etapa llana de 173 kilómetros con dos puertos de tercera categoría.

Egoi Martínez: "Vestir el oro para un corredor como yo es algo muy grande"

Por su parte, el nuevo líder de la ronda española, ha manifestado que enfundarse el ''maillot'' oro de la clasificación general de la ronda española es "algo muy grande" para un corredor como él. "He pasado unos nervios tremendos mientras esperaba que llegase el pelotón para ver si me vestía con el ''maillot'' de oro, porque he empezado a escuchar que el Caisse d''Epargne tiraba con fuerza, pero finalmente ha sido posible", ha confesado.

Egoi Martínez ha dicho que lo ha dado en la etapa de hoy porque su objetivo era ganar la etapa. "Vestir el oro para un corredor como yo es algo muy grande. He sufrido durante toda la etapa, doy las gracias tanto a mi equipo y a mi compañero Alan Pérez, que iba conmigo y se ha sacrificado por mi. Hemos hecho los últimos diez kilómetros a tope", ha indicado. Martínez ha manifestado que el jersey oro una parte es suya y otra del director del Astana, Johan Bruyneel, porque "él sabía que iba en la fuga y la ha permitido".

"Es un momento dulce para mi, lo suelo tener cada dos años. Es el primer amarillo tanto para mi como para mi equipo y la celebración es especial, ya que hoy se celebra el decimoquinto aniversario de la Fundación Euskadi. ¿Mi sueño? Siempre he dicho que es ganar una etapa del Tour y si es de montaña, mejor", ha subrayado.

Lo más visto en...

Top 50