Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

Argentina golea a EE UU con un inspirado Aimar

La albiceleste, en una segunda mitad arrolladora, acaba con la resistencia del combinado estadounidense

Argentina inicia su periplo en la Copa América con un contundente 4-1, resultado que no debió ser tan abultado a tenor del buen partido realizado por el combinado estadounidense. Pablo Aimar, que salió en el descanso, rescató a su equipo de la inoperancia del primer tiempo.

La selección Argentina tuvo que esperar hasta bien entrada la segunda mitad para que aflorara la calidad que le atesora como uno de los grandes favoritos para hacerse con el triunfo final en la Copa América, ante una impotente selección estadounidense que aguantó el tipo durante todo el primer tiempo.

El combinado de EE UU, pese a su novedosa convocatoria, dió la talla durante muchos minutos, pero la entrada de Pablo Aimar al campo, la efectividad de Hernán Crespo y la calidad de Lionel Messi fueron suficientes para la victoria final argentina.

Fue Estados Unidos sin embargo, la que se adelantó en el marcador cuando solo se llevaban disputados nueve minutos, al transformar Eddie Jonson un claro penalti cometido por Gabi Milito. Poco le duró la alegría a la selección estadounidense al anotar Hernán Crespo el gol del empate tan solo dos minutos después.

Ahí empezó un nuevo partido, donde Argentina, ante la inoperancia de Juan Ramón Riquelme tuvo que recurrir al pelotazo para acercarse a las inmediaciones de la portería defendida por el ex jugador del Rayo Vallecano, Kasey Keller.

En los últimos minutos del primer tiempo los de Alfio Basile apretaron al rival, hasta el punto de poder marcharse al vestuario con ventaja en el marcador en un remate de Verón que repelió el larguero.

La entrada de Aimar, decisiva

El técnico argentino decidió entonces dar salida a Pablo Aimar en detrimento de Esteban Cambiaso, decisión que a la postre resultaría decisiva para la victoria final de la albiceleste. Poco después, Messi tomaba el protagonismo, ahora con una jugada personal de exquisita calidad que concluyó con un preciso pase al hueco que no desaprovechó de nuevo un efectivo Hernán Crespo, anotando el segundo gol en su cuenta personal y adelantando a su selección en el marcador.

Mucho trabajo le había costado a la selección albiceleste ponerse en ventaja, y desde ese momento tomó el mando del partido, y en una preciosa jugada de equipo, con toque y rapidez, conseguía el tercero con un certero y fuerte cabezazo de Aimar.

Carlos Tévez, a los pocos minutos de entrar en el campo, se encargaría de redondear el resultado con el cuarto para los albicelestes.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.