Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La selección española sub 17, en la final del Campeonato de Europa

Los españoles derrotan a Bélgica en la ronda de penaltis por 6-7

La selección española ha pasado a la final del Campeonato de Europa Sub 17 tras derrotar en la tanda de penaltis (6-7) a la anfitriona Bélgica, en un partido que acabó con empate a uno y que confirmó al delantero del Barcelona Bojan Krkic, que marcó el gol de España, como una gran promesa del fútbol español.

La suerte desde el punto de penalti ha estado del lado de los pupilos de Juan Santisteban, y pese a haber fallado el primer lanzamiento, ha acabado ganando con una parada del portero del Atlético de Madrid, David de Egea, y ha pasado a la final del torneo, en la que se las verá con Inglaterra o Francia el domingo.

La primera semifinal del campeonato ha tenido dos grandes protagonistas sobre el terreno de juego, el español Bojan Krkic y el belga Hazard, que han liderado a sus respectivos equipos y han dado toda una lección de fútbol y de madurez, y fueron además los goleadores del partido. Desde el primer momento se ha visto que España era la que buscaba atacar y Bélgica la que quería defender, ya que el técnico Bob Browaeys ha trazado un sistema 4-5-1 para frenar el juego de los centrocampistas españoles, Fran Mérida, Ignacio Camacho y Ximo.

Pese al engranaje defensivo de Bélgica, España se ha mantenido fiel al estilo que había demostrado durante todo el campeonato, ha tenido la posesión del balón y ha buscado llegar a la portería contraria con velocidad, gracias a la salida que le han dado el valencianista Ximo y el atlético Camacho. En ese aspecto, los delanteros Isma y Bojan han sido los que más sensación de peligro han llevado, aunque casi todas sus jugadas han terminado con tiros lejanos o con balones colgados que acababan en las manos del portero belga.

A pesar de esa superioridad ficticia de España, ha sido Bélgica la que ha dispuesto de la mejor ocasión de la primera parte, después de que el zurdo Kis enviase un balón colgado que se fue envenenado impulsado por el viento, pero que el portero De Egea ha despejado a córner evitando el gol. Así ha concluido el primer tiempo, un tanto decepcionante por la escasa aportación ofensiva del equipo español y con un equipo belga que fiaba todas sus opciones a la inspiración de Eden Hazard, su mejor jugador.

España ha salido con más empuje y decisión en la segunda parte. Sin embargo, la selección ha sufrido un traspiés con la expulsión del Atlético de Madrid Pichu Atienza, por doble amarilla, en el minuto 41. Lejos de cambiar su manera de jugar, la selección se ha ido al ataque, liderado por un Fran Mérida que había pasado inadvertido en el primer tiempo, pero que ha despertado tras retrasar su posición y ha demostrado su calidad en los pases cuando más lo necesitaba su equipo.

De esa forma, ha llegado la mejor ocasión de España en todo el partido, con un balón por encima de la defensa que el futbolista del Arsenal ha enviado a Bojan y que éste, en el mano a mano, estrelló contra el portero. Como suele suceder en estos casos, el que perdona lo paga y así ha ocurrido, ya que en la siguiente jugada una triangulación entre De Pauw y Hazard, en la única oportunidad clara de Bélgica, ha acabado con el balón en el fondo de la portería española. El gol belga no ha minado la moral de los de Santisteban, sino todo lo contrario. Ha sido en ese momento cuando Bojan se ha echado el equipo a la espalda en busca del empate y lo ha encontrado. Antes, el jugador de origen serbio había lanzado un balón al poste con un disparo desde fuera del área tras una gran jugada personal. Pero a falta de nueve minutos, el delantero del Barcelona ha vuelto a lanzar un zambombazo, otra vez desde lejos, que entró por alto en la portería de Coppens, lo que igualaba el marcador.

De esta manera ha llegado el final del partido y la prórroga, ya que no hubo más oportunidades. El tiempo añadido ha transcurrido con el equipo español bastante cansado y ha sido Bélgica la que más se ha aproximado a la portería contraria, e incluso le anularon un gol por un claro fuera de juego. Los veinte minutos añadidos acabaron también con empate y la tanda de penaltis metió a España en la final.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.