Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | BENFICA 0 - ESPANYOL 0

Un empate que vale una semifinal

El Espanyol podría alcanzar una nueva final de la UEFA después de perder aquel título histórico del año 88 ante el Leverkusen

El Espanyol ha certificado su pase a las semifinales de la Copa de la UEFA en un partido en el que sufrió hasta el último minuto para derrotar a un Benfica superior que estrelló varios balones en la portería de un afortunado Iraizoz. Ernesto Valverde planteó el partido de forma inteligente y aunque las oportunidades de los portugueses fueron muchas, la escuadra catalana nunca le perdió la cara a un partido en el que sus jugadores tuvieron que luchar hasta la pitada final del árbitro.

Ni Rui Costa ni Simao fueron hoy suficientes para derrotar a un Espanyol bien armado en defensa que supo en todo momento plantar cara a un a veces impulsivo Benfica. El veterano Rui Costa dio la primera señal de peligro en el minuto tres con un lanzamiento desde fuera del área que se fue por encima de la portería de Iraizoz.

El Espanyol, por su parte, no llegó al área del Benfica hasta el minuto nueve con un córner que se resolvió sin consecuencias, un avisó del balón que estrelló en el poste el uruguayo Pandiani con su pierna derecha en el doce, en la más clara oportunidad hasta el momento de los dos equipos. El Benfica pudo también abrir el marcador poco después en un saque de esquina en el que la falta de entendimiento entre Iraizoz e Ito le pudo costar cara a la escuadra catalana.

Los dos equipos iniciaron una lucha en el centro del campo sin un ganador claro cuyo equilibrio pudo alterarse si algún jugador del Benfica hubiese llegado a un córner sacado por Rui Costa que se paseó delante de la cara de Irairoz a punto de cumplirse la media hora de juego. El Benfica empujó al Espanyol hacia su portería en los últimos minutos de la segunda parte, que registraron los momentos más intensos del choque hasta entonces.

Miccoli se metió en el área de Irairoz y se dejó caer, lo que valió una recriminación de Zabaleta que pudo haberle costado la tarjeta amarilla de un árbitro danés con una correcta actuación hasta el momento. Tuvo la valentía de no pitar momentos después un inexistente penalti -pedido desde la grada- precisamente al pequeño delantero, ya en los minutos de descuento, cuando Irairoz le quitó de los pies un balón en un lance en el que el italiano se fue otra vez al suelo del césped de La Luz.

Los dos técnicos no introdujeron cambios en una segunda parte que se inició con un disparo de Simao Sabrosa en el minuto 48 que se perdió a la derecha de la portería del Espanyol. El esquema montado por Valverde no permitía a los portugueses llegar con peligro real a los dominios de Iraizoz, hasta el minuto 65, cuando Simao Sabrosa falló como un principiante con toda la portería para él.

Fernando Santos decidió dar entrada al angoleño Mantorras cuando quedaban veinte minutos para el final, un cambio preludio del potentísimo pelotazo de Miccoli desde fuera del área al poste cuando todo el estadio cantaba ya el primer tanto del Benfica. Con una presión sofocante sobre la portería española Rui Costa estrelló otro balón al poste ya con todo el Benfica volcado contra la portería de Iraizoz.

Fernando Santos decidió quemar todas las naves y dio entrada al brasileño Derlei y al griego Katsouranis, cuando la portería del Espanyol era bombardeada una y otra vez sin descanso. Los jugadores españoles resistieron como pudieron unos últimos minutos de gran tensión pero continuarán su aventura europea.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.