Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manzano: "No era el día que mi cabeza había fijado para el final"

El ex entrenador del Málaga se despide "con la conciencia tranquila" y Antonio Tapia coge las riendas del equipo

Gregorio Manzano, destituido como entrenador del Málaga, se ha despedido este miércoles en conferencia de prensa y ha manifestado que "no era el día" que su cabeza "había fijado para el final". El técnico jiennense ha dado las gracias por el apoyo recibido durante los meses que estuvo al frente del conjunto blanquiazul y ha pedido perdón por algún fallo que haya podido cometer.

Manzano sólo ha podido completar seis meses del total de dos años de contrato que tenía con el Málaga. El equipo, que marcha antepenúltimo, a cuatro puntos de la zona de salvación, sólo ha sumado dos empates en los últimos siete partidos que ha disputado. En este sentido, Manzano asume su marcha "con la conciencia tranquilla" y con el deseo de que se eche una mano para que el Málaga saque adelante el partido del próximo sábado ante el Sevilla.

Antonio Tapia encara el reto de entrenar al primer equipo malagueño como la gran oportunidad de su vida profesional, que aborda con el aval de haber asentado al filial albiazul en Segunda División contra todo pronóstico, tras el ascenso logrado la pasada campaña. "Estoy muy ilusionado, quizá lo ideal hubiese sido entrar sin tener que cesar, en este caso, a un amigo y buen profesional como es Gregorio Manzano, pero las circunstancias han determinado que sea así e intentarermos que salga lo mejor posible", ha afirmado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.