Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abel Caballero: “De limitación de mandatos hablan los que pierden”

El alcalde de Vigo confiesa que su pasión frustrada es la música y que Jared Leto, "que habla un inglés perfecto", se llevó marisco de la ciudad en el avión

Un 68% de los votos en las últimas elecciones después de 12 años de alcalde han hecho que, resignados, en el PP, que celebra en Galicia su única mayoría absoluta, conozcan Vigo como Abelgrado. Abel Caballero (Ponteareas, 1946) se doctoró en Economía en Cambridge después de obtener el título de marino mercante y comprobar, navegando “a 35 grados bajo cero” que aquella vida no era para él. Ha traspasado fronteras por sus discursos trilingües en castellano, gallego e inglés —el acento de Cambridge no se le pegó— y por un fastuoso despliegue de luces navideñas. Asegura que no se ha cogido un día de vacaciones en 12 años y este verano quiere sacar tiempo para terminar su séptima novela. “La voy a titular La Ilíada”.

Pregunta. Su Instagram está lleno de fotos haciendo de telonero de artistas. ¿La política también es espectáculo?

Respuesta. Subirse al escenario es una forma de contarle a la gente de Vigo que los quiero. El año pasado vino Maná y me aplaudieron 100.000 personas. Es una forma de estar cerca de la gente y tiene una dimensión política innegable. Intento ser yo, improviso y hago lo que me apetece en cada momento, pero nuestro proyecto político lo tengo muy meditado.

P. Se hizo viral su foto con Jared Leto. ¿Qué le dijo el artista? ¿Le recomendó usted algún sitio por Vigo?

R. Hablamos, como es natural, en inglés. Él habla un inglés perfecto, como si fuera de Cambridge, aunque es americano. Me dijo que le encantaba España y que su abuelo era hispano-francés. Me deseó suerte antes de salir [el alcalde al escenario]. Luego vi las bromas que hicieron. Me hizo mucha gracia la de ‘Jared Leto ya consiguió su foto con Abel Caballero’. En política hay que tener también buen humor, eso lo aprendí con los años. Yo le dije que en Vigo teníamos el mejor marisco del mundo y se lo llevó en el avión. Lauryn Hill lo llevaba en un táper en su furgoneta.

P. Sabe que le llaman populista.

R. Un populista es alguien que promete y no cumple. Yo cumplí todo. Por eso me votan. Voy a un concierto y me aplauden 100.000 y me podían pitar, ¿eh? ¿Quién dice que eso es populista? Los que pierden.

P. ¿Conoce a algún populista?

R. Algunos dirigentes sudamericanos. El populismo está a un paso del fascismo y es un tema muy serio. Yo viví la dictadura, tuve que entrar clandestinamente en España por una manifestación en Santiago siendo estudiante. Me querían retirar el pasaporte. Cristina [Alonso, su mujer] y yo nos casamos en Lisboa porque no podíamos aquí. Por cierto, le pedí una entrevista al embajador en Londres y no me la concedió. Era Fraga [Manuel]. Se la pedí al cónsul y me lo arregló: era Morán [Fernando].

P. Dígame un político que admire en el otro bando.

R. [Silencio]. Me metes en un aprieto… ¡No me sale ninguno! Uno del otro bando… Uf. En la historia… Lo voy pensando.

P. ¿Se llevó un susto cuando llegó el recibo de la luz posterior a las navidades y del  “Our Christmas time, very wellcome everybody here?”

R. Son luces LED, que prácticamente no consumen. La inversión en total fueron 850.000 euros y son los 850.000 euros mejor gastados en la historia de esta ciudad porque nos pusieron en el mundo. Dos millones de personas pasaron por aquí. E hicieron algo más: recuperar la Navidad. Que se preparen para las de este año. El alcalde de Nueva York va a quedar pasmado. Llamará.

P. A cuento de las luces, dijo que Coruña estaba “a siglos luz de Vigo” y que le hacía ilusión un derbi entre el Depor, que había bajado a segunda, y el equipo filial del Celta, que estaba en segunda B y tenía opciones de subir. La rivalidad entre EE UU y la URSS llevó a un hombre a la Luna, pero ¿se puede deducir de esas declaraciones que no se ha planteado ser candidato a la Xunta?

R. [Ríe]. Eso son bromas. Pero yo no cambio Vigo por nada. Además, el candidato en la Xunta va a ser mi sobrino.

P. Usted apoyó a Susana Díaz en las primarias. ¿Ya se ha hecho sanchista del todo?

R. Es tiempo pasado. Me parecía que Susana ocupaba el centro. Estoy encantado con Pedro. Está demostrando que es un político del nivel de los mejores que hubo. Hizo una jugada extraordinaria, la moción de censura. Tiró el tablero de la política, lo cambió todo.

P. Tiene 72 años y lleva 12 en el cargo. De limitación de mandatos ni hablamos, ¿no?

R. ¿Estamos en democracia o no? Pues entonces que hable la gente. ¿Quién habla de limitación de mandatos? Los que pierden.

P. ¿Volverá a presentarse?

R. Sí. Me presentaré a las siguientes, mejoraré el resultado, me presentaré a las siguientes después de esas y más allá Dios dirá.

P. De no haber sido político, ¿tiene alguna vocación frustrada?

R. ¿Qué me gustaría que no sé hacer? Música. Me encantaría. Pero no tuve educación musical. Soy autodidacta. Toco la guitarra pasable.

P. ¿Y a qué grupo se parecería el suyo?

R. Si hay que decir un grupo en la historia son The Beatles, de segundo Queen, y uno actual, U2.

P. ¿Y quién sería de The Beatles?

R. Lennon, sin duda. Jamás podría ser él, pero es el beatle a quien más admiro.

P. ¿Se le ocurrió ya algún político que admire de otro partido?

R. Ninguno.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >