Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro G. Romero: “Paladas de imaginación”

"Este cuadro se abre como un campo político en el que todos podemos incidir", dice el artista

Montaje de la exposición 'Economía Picasso', en el Museo Picasso de Barcelona en 2012.
Montaje de la exposición 'Economía Picasso', en el Museo Picasso de Barcelona en 2012.

Obviamente, la postal del cuadro Alegoría de la guerra que Picasso poseía y su vinculación cortesana con un pintor como Rubens, su autor, el más político, literalmente, de los artistas de su tiempo, es la fuente iconográfica principal del Guernica, tan ajeno a la crónica del bombardeo de la ciudad vasca como insistentes fueron las apologías de esta evocación por parte de Bergamín, Larrea o Max Aub. No importa, claro, puesto que el cuadro dejó de ser un cartelón pintado por Picasso hace mucho tiempo, exactamente desde que se lo pagó la, finalmente derrotada, República española. Se trata entonces de una obra del común, que ha ido sumando paladas de imaginación colectiva a la barata pintura del original publicitario. Por eso cada quien se inventa orígenes, explicaciones y propiedades diversas. Está permitido. El cuadro se abre como un campo político en el que todos podemos incidir. Ahí sigue, a la puerta del museo los charlatanes ofreciendo explicaciones en la tradición de Yamaa el Fna. Pensemos en las artes performativas, desde las evocaciones de la modern dance norteamericana, Martha Graham, José Limón and cía. en plan Brigadas Internacionales, hasta el ballet que frente al cuadro planeó Vicente Escudero. Últimamente me quedo con la imagen de la Antígona de Esperpento —eso me dicen— con los Smash corrompiéndose por derecho y el cuadro, su reproducción, hecho jirones. ¡Ay!, vivimos el loop de la cultura de la Transición con la misma ignorancia de entonces: aún se enfrentan las consignas del PCE con las del sindicalismo vertical. ¡No sabíamos el alcance y desarrollo que tendría la cultura del Rrollo!


Pedro G. Romero (Aracena, 1964) comisarió en 2012, junto a Valentín Roma, la exposición ‘Economía: Picasso’ en el Museo Picasso de Barcelona.