Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La versión ‘millennial’ de Colombo es mujer y vive en Brooklyn

Alia Shawkat protagoniza la comedia de misterio ‘Search Party’ que estrena TNT

Si existe en la actualidad una escena independiente en la televisión, la peculiar comedia Search Party —que la cadena TNT emite este sábado y domingo en maratón nocturno y cuya primera temporada estará disponible en vídeo bajo demanda desde el lunes— acaba de entrar en su olimpo. En los noventa, el cine alternativo se convirtió en apto para el consumo de masas gracias a un grupo de directores con una fama tan exigua como los presupuestos de sus películas. Ahora la pequeña pantalla comienza a mostrar indicios de una revolución similar, años después de saltar a la primera división de la industria del entretenimiento.

El tiempo dirá si los creadores de series como Broad City o Difficult People son el equivalente a los Steven Soderbergh, los Coen o Robert Rodriguez de aquel entonces. Los que ya apuntan maneras para ello son los responsables de Search Party, Sarah-Violet Bliss y Charles Rogers. Curtidos en producciones en las que la silla del director era un lujo fuera de su alcance, la pareja fusiona la sátira cruel con el thriller intimista en busca de nuevos (y baratos) lenguajes narrativos que se adapten a un medio que tiende cada vez más al llamado bingewatching: chutarse temporadas enteras de un tirón.

El relato se centra en Dory, quien está a punto de enfermar de hastío a pesar de no haber cumplido los 30. Vive rodeada de estímulos prefabricados en plena escena hipster neoyorquina. Para ella y sus amigos, la vida privada transcurre en abarrotadas fiestas sobre azoteas con vistas a la Gran Manzana. La desaparición de Chantal, una excompañera de Universidad a la que apenas conoce, le sirve de desesperada válvula de escape. Su creciente obsesión por resolver un misterio al que casi nadie presta atención sirve de hilo argumental para los diez capítulos que componen esta primera temporada. Alia Shawkat, la actriz que interpreta a la protagonista, define al personaje como una versión renovada del mítico Colombo. El “¿dónde está Chantal?” de su premisa inicial surge además como respuesta irónica y millennial al “¿quién mató a Laura Palmer?” de Twin Peaks.

La versión ‘millennial’ de Colombo es mujer y vive en Brooklyn

De aquella rebeldía noventera que sus creadores mamaron de la gran pantalla nace el particular tono de Search Party, que ellos mismos definen a EL PAÍS como “incómodo, oscuro y a la vez divertido” durante su viaje a Zúrich, en la presentación europea de la serie. Bliss y Rogers se declaran fanáticos de los falsos documentales en tono de parodia del cineasta Christopher Guest y de la cruda espontaneidad del primer Richard Linklater. Para dejar claros sus referentes, han fichado a dos musas de la época, Rosie Perez y Parker Posey, como actrices invitadas.

El entorno de Dory lo compone un grupo de jóvenes de mal fingida empatía, convencidos de que vivir en Nueva York es un pasaporte directo a la trascendencia. Pero el episodio piloto no es más que el boceto de lo que Search Party pretende contar a través de un catálogo de personas atrapadas en su vacuidad y su permanente juego de apariencias. Casi de inmediato, la burla amplía su rango de visión y todo empieza a dar algo de mal rollo.

“Nos resulta muy gracioso el sentimiento de creerse con derecho a todo que se atribuye a los jóvenes actuales y por eso lo explotamos con estos personajes. Es una crítica que no solo se hace a los llamados modernos, sino también al resto de miembros de esta generación, así que recurrir a esos delirios de grandeza nos parecía un perfecto punto de partida cómico para todos ellos”, comentan.

Entre sus metas está la de encontrar la risa inédita y reflexiva: “El añadir un toque de misterio a la fórmula es la clave para asegurarnos de que no nos repetimos con respecto a lo que otras series están haciendo en este momento, recurriendo a un género que es muy apreciado por la audiencia”.

Personajes desubicados

Alia Shawkat es realeza de la televisión de culto desde que interpretara a la adolescente Maeby Fünke en Arrested Development. Ella era el miembro de la familia que aportaba el contrapunto más cercano a la cordura en ese disparate coral en forma de sitcom que tanto aprecia un reducido y muy particular tipo de espectador. La Dory de Search Party ha heredado la misma condición de personaje desubicado y por eso la presencia de la actriz es un importante reclamo para los creadores de esta comedia: “Fue una enorme ventaja que ella aceptara ser la cara visible del proyecto. Además de generar interés previo en una serie que nadie estaba esperando, su imagen y su prestigio nos ayuda a definir el estilo de nuestra propuesta”.

Más información