Seis anécdotas de Pablo Motos

'El hormiguero' estrena temporada y el presentador recuerda seis momentos del programa

Pablo Motos y Will Smith en el Hormiguero 3.0.
Pablo Motos y Will Smith en el Hormiguero 3.0.

Una veintena de zapatillas deportivas dan la bienvenida al camerino de Pablo Motos. Acaba de terminar la presentación ante los medios de la décima temporada de El hormiguero, que viene cargada de novedades. A pocos días del regreso, aún tiene que pensar los zapatos que llevará. Dice que trabaja 12 horas diarias, y que aquí se escapa para despejarse y prepararse antes de cada actuación.

"Ha pasado mucho tiempo y sigo estando nervioso en los momentos previos al programa". Pero las fotos de la pared le tranquilizan. "Me recuerdan buenos momentos". El muro está lleno de rostros conocidos: Aparece Hugh Kackman, "la perfección en persona", Jennifer Aniston —"aquí le estoy declarando mi amor—, Tom Cruise —"nos sorprendió su sencillez"—, y muchos más. Para relajarse se sienta en un sillón de masajes, para el asma cuenta con un bote de oxígeno, y para improvisar tiene una guitarra, la que le regaló Russell Crowe.

A punto de cumplir 50 años, Pablo Motos habla de su trayectoria con la incertidumbre que tiene el futuro. "Estoy encantado de hacer mi trabajo, pero nunca sabes dónde estarás mañana". El hormiguero despidió 2014 con los mejores datos de su historia y el próximo lunes 31 de agosto empieza una nueva temporada.

Le pedimos que cuente los mejores momentos, y esboza seis recuerdos. 

Will Smith cantando Torito bravo

En una declaración de intenciones, Pablo Motos le confesó a Will Smith la admiración de los españoles por su actuación en la eterna serie El príncipe de Bel Air. El presentador ha recibido al actor cinco veces, pero, de todas, siempre recordará la noche que cantó Torito bravo, de El Fary. "Fue un momento mágico. Es un tío que te mejora. Recuerdo que aquella noche no podía dormir recordándolo".

La piscina de maicena

Una piscina con 5.000 litros de agua mezclada con maicena fue para Motos una de las pruebas más "increíbles". Recuerda la explicación científica: "Se combina agua con un tercio de maicena. El líquido se convierte en sólido al hacer presión sobre la masa y así puedes caminar sobre el agua. La ciencia es fascinante".

La avalancha de la muerte

La prueba más complicada a la que se enfrentó el presentador fue la que recreaba una avalancha de nieve con bolas de poliespan. "A Marron y a mí se nos cayó la mascarilla y empezamos a tragar bolas. Nos ahogamos", dice sobre la que fue la prueba más dura. Y sin embargo, por extraño que parezca, guarda un tarro de cristal con bolitas de aquel día. "El programa tiene un límite y es mi vida", dice al respecto.

El humor de Isabel Preysler

La visita de Isabel Preysler a El hormiguero batió record en la audiencia del programa con su intervención. Motos destaca su paso por el plató para destacar de ella su humor. "Ganaría a cualquier cómico contando ocurrencias. Es extraordinariamente inteligente. Me parece fantástica".

Los Reyes, su entrevista pendiente

Más que un recuerdo es un pensamiento, porque entrevistar a los Reyes es, para Motos, su asignatura pendiente. "Lo que me impacta de los Reyes es su normalidad. He tenido la oportunidad de conocerles y me encantaría mostrasen su cercanía a los demás. Ojalá vinieran", apunta.

La ciencia como esencia

"Si no fuera por la ciencia, no me dedicaría a esto. Al final, es la esencia del programa. Eso, y la curiosidad, porque lo que pretende El hormiguero es que el espectador tenga el placer de descubrir algo nuevo".

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS