Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arte serio se parte de risa

David Broncano, Ignatius, Quequé, Joaquín Reyes y Javier Cansado participan en ‘Duólogos’, un ciclo que los junta con artistas de varias disciplinas

Presentación de Duólogos, en el Auditorio Conde Duque. De izquierda a derecha: Quequé, Daniel Broncano, Joaquín Reyes, Iñigo Rodríguez y Carlota Gaviño de Grumelot, Javier Cansado, Mario Mora, Jaime Vallaure, Poliana Lima e Ignatius Farray.
Presentación de Duólogos, en el Auditorio Conde Duque. De izquierda a derecha: Quequé, Daniel Broncano, Joaquín Reyes, Iñigo Rodríguez y Carlota Gaviño de Grumelot, Javier Cansado, Mario Mora, Jaime Vallaure, Poliana Lima e Ignatius Farray.

El escritor Caballero Bonald sentenció en estas páginas hace un par de años: “La literatura, sin humor, es un sermón”. Y el poeta y pintor francés Jean Cocteau defendía que “tener estallidos de risa denota un alma excelente”. No parece, por tanto, tan descabellada la propuesta de Duólogos: un ciclo que marida algunos de los cómicos más irreverentes con artistas de diferentes ramas en Conde Duque, en cinco sesiones, desde el pasado jueves hasta abril.

La propuesta parte del clarinetista Daniel Broncano: dirige el festival Música en Segura, y el año pasado le propuso a su hermano David subir al escenario con el pianista clásico Mario Mora, para conjugar sonatas y monólogos. El público no solo fue masivo, sino mucho más joven de lo que acostumbran quienes se acercan a este tipo de arte. Conde Duque retoma la idea, de nuevo con Daniel Broncano al frente, y la expanden: Ignatius compartirá coreografía con la bailarina de danza contemporánea Poliana Lima; Quequé recitará a Calderón de la Barca junto a la compañía Grumelot; Joaquín Reyes debatirá sobre un lienzo invisible con el artista conceptual Jaime Vallaure, y Javier Cansado hará de improvisado rapsoda con el escritor y recitador Ernesto Rodríguez.

El ciclo se estrenó el jueves con David Broncano y Mario Mora sobre el escenario, ante un piano de cola. En todos los casos, el humor y el arte compartirán espacio de la forma más equitativa posible. Puede que hasta se confundan. “A quienes son habituales de mis conciertos les he dicho que no se esperen un concierto, y a quienes vienen por los monólogos de David, que no se esperen un monólogo”, avisó el pianista, y añadió: “Eso sí, lo que sale de ahí es una mezcla explosiva. No sé si para bien o para mal. De momento se han agotado las entradas, no me hago responsable”.

Ignatius asegura que se va a tomar muy en serio las coreografías de su compañera de baile, y que piensa “llenar el escenario con su cuerpo”. Joaquín Reyes le responde: “Claro que vas a hacerlo. En tus funciones siempre te quitas la camisa y expandes tu cuerpo, y obligas a alguien del público a chuparte un pezón. Es muy plástico todo”. Respecto a su número con el artista conceptual, el humorista chanante afirma: “Yo estudié Bellas Artes y sé mucho de arte conceptual. Mis obras eran tan cutres que me metí de lleno el arte pobre, ese movimiento italiano”. Quequé, que interpretará La vida es sueño con lo dos componentes de la compañía Grumelot, anticipa: “Aquí se habla de acercar la cultura al pueblo, pero yo quiero mantener el elitismo en torno a la obra de Calderón. Que no se entienda nada, que será lo más probable cuando me toque recitar a mí”.

Iniciativas como la de Conde Duque coinciden con lo que apuntan algunos expertos sobre la “intelectualización del humor” con la hornada de nuevos cómicos, frente al estilo más sencillo y escatológico de Arévalo o Los Morancos. “Podría ser, en cuanto a que conlleva una reflexión”, opina Ignatius.

Aunque el humorista canario advierte: “Pero conlleva un peligro. La comedia no puede convertirse en un diálogo bizantino, porque al fin y al cabo, consiste en hacer reír a la gente. Es bonito que nos emparenten con este tipo de artes en Conde Duque, pero al final del día, yo tengo más que ver con Arévalo que con una bailarina contemporánea”.

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >