Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos sospechan que la luz pinchada causó el incendio de Sant Roc

El fuego causó tres muertes y una treintena de personas resultaron heridas

Los bomberos evacuan a vecinos del edifico quemado en Badalona.
Los bomberos evacuan a vecinos del edifico quemado en Badalona. EL PAÍS

La principal hipótesis de los Mossos d’Esquadra es que el incendio que el sábado causó tres muertes en el barrio de Sant Roc, en Badalona, fue provocado por la toma ilegal a la luz del piso de la primera planta en el que se originaron las llamas. Una treintena de personas resultaron heridas, entre ellas un bebé, que fue ingresado en estado crítico, pero que evoluciona favorablemente. Las viviendas con la luz pinchada son un problema grave en el barrio. El Ayuntamiento lleva a cabo campañas de revisión junto con la compañía Endesa para detectar situaciones irregulares y potencialmente peligrosas.

Los inquilinos de la vivienda habían ocupado además el piso, según explicó el exalcalde de la ciudad, Xavier Garcia Albiol, que explicó que pertenecía a un banco. Eso complica el seguimiento a la familia, que no acostumbra a comunicar su situación o informar de una posible vulnerabilidad, que serviría para activar los protocolos habituales en situaciones de pobreza energética que garantizar el suministro de electricidad.

La policía catalana ultimaba ayer el informe de lo sucedido para aclarar definitivamente las causas del fuego. Los agentes acudieron de nuevo al número 244 de la avenida de Marquès de Mont-roig, donde el fuego se propagó con gran virulencia, en una chimenea de humo, desde la primera planta hacia arriba. Las personas que murieron por inhalación de humo vivían en el sexto, séptimo y octavo piso, según fuentes policiales.

Por ahora se desconoce las consecuencias penales que puede tener que en un incendio causado por una toma ilegal a la luz provoque víctimas mortales. No es una situación con la que se haya encontrado hasta ahora Endesa en Cataluña, aseguran fuentes de la compañía. Otros incendios causados por tomas ilegales no han acabado con muertos, aunque sí han fallecido personas electrocutadas. Fuentes policiales dudan que pueda conllevar una acusación penal contra los inquilinos del piso donde se inició el fuego si no hay una voluntad de provocarlo.

El Ayuntamiento no informó ayer de si los servicios sociales del municipio daban algún tipo de apoyo a las personas que vivían en la primera planta del inmueble y que tenían la toma ilegal a la luz. “En el edificio hay algunas personas a las que atienden servicios sociales”, indicó una portavoz, que declinó dar más detalles.

El presidente de la asociación de vecinos de Sant Roc, Diego Justicia, aseguró ayer en declaraciones a TV3 que hacía cuatro años que la vivienda estaba ocupada y que los vecinos habían informado al banco al que pertenece. Justicia aseguró que es habitual, sobre todo el invierno, que haya viviendas quemadas en San Roc. “Las cometidas de la comunidad están en perfecto estado, las asociaciones de vecinos consiguieron que fueran nuevas y se centralizaran los servicios, tanto de luz como de agua”, explicó. El problema, dijo, radica en las instalaciones individuales de cada piso: “Las viviendas tienen 50 años y el vecino tiene que entender que tienen que hacer una instalación adecuada al uso actual”.

Una situación que se agrava cuando se trata de una vivienda ocupada, aseguró el presidente de la asociación de vecinos del barrio, que definió lo sucedido como una “muerte anunciada”: “Sant Roc no remodelado, Sant Roc quemado”.

Los vecinos continuaban ayer acercándose al edificio afectado por el fuego, para comprobar si podían acceder a sus casas para recuperar algunos objetos personales. Técnicos de la Generalitat y del ayuntamiento empezaron a reunirse ayer con la veintena de familias que se han quedado fuera de sus casas para ofrecerles soluciones personalizadas, hasta que puedan volver. La mayoría de ellos se están alojando en casas de familiares, a la espera de que algunas confirmen si necesitan hospedarse en una pensión. De momento no hay fecha para que puedan regresar a sus casas. El Ayuntamiento convocó un minuto de silencio por las víctimas, al que acudieron decenas de personas.

Cinco de las 29 personas atendidas en el incendio seguían ayer ingresadas en la Vall d’Hebron, entre ellas el bebé que evoluciona favorablemente. Los otros cuatro son un adulto que está muy grave y estable, y otros tres adultos que están graves y estables, según fuentes del centro hospitalario.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >