Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

ERC da la puntilla a la interconexión del tranvía por la Diagonal

Alfred Bosch anuncia que votará en contra de la ampliación, lo que deja a Colau sin mayoría

Imagen de como será la conexión por la Diagonal
Imagen de como será la conexión por la Diagonal

El líder de ERC, Alfred Bosch, ha dado la puntilla a una de las promesas electorales con la que ganó las elecciones municipales la alcaldesa Ada Colau y Barcelona, al menos en este mandato, no construirá la ampliación de la línea del tranvía para unir la infraestructura por la Diagonal.

Bosch ha adelantado que votará en contra de la propuesta del gobierno municipal. El equipo de Colau siempre ha mantenido que la unión de los tranvías solo se realizaría con un amplio consenso político y sólo ha conseguido el apoyo de BComú, su exsocios del PSC y el concejal no adscrito. Un número de apoyos que no suman y más teniendo en cuenta que PDeCAT y PP no aprueban la propuesta. Ciudadanos se debate entre la abstención y el no. Los tres concejales de la CUP también se muestran críticos con la iniciativa. De hecho, los antisistema se han reservado el voto para el pleno del 23 de marzo y serán las asambleas de la formación quienes decidirán el posicionamiento que realizarán las tres concejales de la CUP. Con todo ello Colau no tiene hoy mayoría para aplicar su medida estrella.

De hecho, el equipo de gobierno ya hace días que desestimó llevar al próximo pleno toda la conexión de los tranvías y optó por intentar aprobar el tramo para unir les Glòries y Verdaguer. Un tramo que precisamente aparecía en el programa electoral con el que se presentó Bosch a las elecciones municipales.

La teniente de alcalde de Urbanismo, Ecología y Movilidad, Janet Sanz, aseguraba el lunes que sería una manera de llegar a unos primeros consensos y así hacer la interconexión tramo a tramo.

Bosch ha responsido a la proposición de Sanz con un no y lo ha hecho público en una entrevista en el diario Ara. El republicano critica que no hay un plan de gestión detallado que especifique quién resultará beneficiado de la inversión de 200 millones de euros que avanzará el Consistorio para interconectar las vías. Bosch critica que la concesión del servicio no caduca hasta 2032. “Los operadores privados ya tienen beneficios ahora, si triplicamos el pasaje, como está previsto ¿Triplicarán los beneficios?, se pregunta. El republicano califica la acción del gobierno de “buenas intenciones” y el actual planteamiento de la interconexión lo califica como “una inversión millonaria para beneficiar a unos privados”. Bosch concluye asegurando que en este mandato no se ampliará la infraestructura.

Ayer Janet Sanz anuncioóque la propuesta de acuerdo entre el Consistorio y la Autoridad de Transporte Metropolitano (ATM) tiene como principal novedad, la intención del gobierno municipal de revisar el contrato vigente hasta 2032 con la actual concesionaria del servicio, Tram. La idea de Colau es que tanto las infraestructuras del futuro tramo como su gestión sean públicas a partir de 2023. Pero hasta entonces, descarta rescatar la concesión (costaría entre 220 y 400 millones de euros). Para intentar convencer a ERC, el equipo municipal sugería un mayor protagonismo público. Primero aumentando la participación de la Administración en la operación del servicio. Segundo, reduciendo la cuantía por viajero (la tarifa técnica) que cobra Tram al entender que ahora aumentarán los pasajeros y hay que compensar la inversión en la infraestructura. Y tercero, que si, como consecuencia del aumento de pasaje suben los beneficios de Tram, estos se destinen al transporte público.Pese a los esfuerzos del equipo de gobierno ERC ya ha anunciado que votará en contra de la iniciativa.